Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los familiares de los muertos en el Yak-42 pedirán al juez que escuche a los forenses turcos

Imagen de archivo del magistrado Gómez Bermúdez, presidente del Tribunal. Foto: EFEtelecinco.es
El esfuerzo de las familias puede ser inútil ya que el juez rechazó en su momento la declaración de los cuatro forenses que participaron en la identificación de los 62 cadáveres. Éstos han asegurado que informaron al general Vicente Navarro de que 30 de los 62 cuerpos seguían sin ser identificados cuando partieron hacia Madrid. Insisten en que el militar les entendió cuando se lo comunicaron y que, además, les acompañaba un intérprete que tradujo "palabra por palabra". 
Según el citado diario, alarmados por el método de los militares españoles para identificar a sus compañeros, les hicieron firmar un acta diciendo que eran conscientes de que no habían identificado bien los cuerpos y que se comprometían a hacerlo en España.
Como ya declarase hace unos días Bulënt Sam, uno de los forenses, desde el Ministerio de Defensa se intentó que Turquía asumiese los errores de las identificaciones: "El 11 de marzo del 2004 el ex secretario de estado de defensa, Javier Jiménez Ugarte, vino a Turquía y pidió a las autoridades turcas que aceptáramos todos los problemas que estaban surgiendo y "no lo aceptamos", dice este forense turco, porque esto "implicaba decir que la culpa de los errores era del equipo médico turco".
Asumir responsabilidades
El caso está siendo de un fuerte desgaste emocional para los familiares que al dolor de la muerte de sus seres queridos han tenido que sumar el de exhumar sus cuerpos y ahora el de ver cómo el juicio, que ha tardado cuatro años en celebrarse y en el que los acusados sólo responden por un error documental, no servirá para depurar responsabilidades políticas.
Los familiares están seguros de que la decisión de repatriarlos a prisa no fue de los militares sino que fue una decisión política del Ministerio a pesar de lo cual ni Trillo ni Aznar como responsables políticos están acusados ni tendrán que declarar. El PP considera que la petición de perdón que hizo en su día el ex ministro de Defensa Federico Trillo a las familias de las víctimas del Yak-42 fue una manera de asumir su responsabilidad política por los fallos que pudo haber en la identificación de cadáveres.    LA