Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fiscal aporta un nuevo informe de Hacienda en defensa de la Infanta Cristina

El fiscal anticorrupción Pedro Horrach ha aportado en la primera jornada del juicio del caso Nóos, un nuevo informe que refuerza, según ha explicado, su tesis acerca de que no se puede trasladar al ámbito penal el papel de la Infanta al frente de la mercantil Aizoon, a través de la cual su marido, Iñaki Urdangarin, habría defraudado a Hacienda en 2007 y 2008. El ministerio público ha argumentado en defensa de Cristina de Borbón que los socios no administradores de una empresa utilizada para defraudar a Hacienda o los que no ejerzan funciones de gestión no pueden incurrir en responsabilidades penales por el mero hecho de ser socios en la misma.

El dictamen, elaborado por la jefa de la Unidad Central de Coordinación en materia de Delitos contra Hacienda, Caridad Gómez, señala que esto se extiende tanto a los casos de fraudes cometidos por empresas en relación al IVA o al Impuesto de Sociedades, como a los incumplimientos derivados de declarar en este último impuesto rendimientos que una persona debería haber tributado en su declaración del IRPF.

Es lo que sucede, ha alegado Horrach al presentar el informe durante la fase de cuestiones previas, con la actuación del marido de la Infanta, Iñaki Urdangarin, al frente de la sociedad Aizoon -de la que es copropietario al 50 por ciento junto a su mujer-: utilizó esta empresa como "pantalla" al facturar a través de la misma retribuciones procedentes de entidades privadas por su condición de consejero asesor que debía haber declarado en su IRPF.
Tal y como ha apuntado, el nuevo informe de la Agencia Tributaria, admitido como prueba, va en línea del escrito con el que el año pasado Horrach solicitó el archivo de la imputación de la Infanta, en el que apuntaba que, en el caso de la Infanta en el marco del caso Nóos, se ha pasado de una "conducta inocua en el ámbito administrativo a conducta delictiva en el ámbito penal".
Horrach se refiere en el mismo sentido a Ana María Tejeiro, mujer del exsocio de Urdangarin, Diego Torres. Puesto que, ha señalado, su petición de archivo para ambas no fue atendida, el fiscal solicitó un nuevo informe a Hacienda que es el que ha entregado este lunes en la vista oral para que sea admitido como prueba, si bien el tribunal aún no se ha pronunciado al respecto.
Horrach recordaba en su escrito -ahora reafirmado por el nuevo informe- que la AEAT "realiza cientos de inspecciones anuales en entidades mercantiles idénticas a Aizoon SL, esto es, coparticipadas por cónyuges en las que los ingresos proceden de la actividad profesional de uno de ellos y las mismas finalizan en sanciones administrativas exclusivamente para el cónyuge generador de los ingresos".
La AEAT considera que no puede considerarse a la hermana del Rey Felipe VI cooperadora o partícipe de un delito contra Hacienda "por el sólo hecho" de ser socia no administradora de Aizoon.
La Sala admite el informe de Hacienda
Este nuevo informe ha sido declarado pertinente como prueba el dictamen entregado por Horrach y elaborado por la jefa de la Unidad Central de Coordinación en materia de Delitos contra Hacienda, Caridad Gómez, sobre el papel de los socios no administradores de empresas utilizadas para defraudar, como habría sucedido en el caso de la Infanta con la sociedad Aizoon.

De hecho, el dictamen señala que quienes no ostentan funciones de gestión no pueden incurrir en responsabilidades penales por el mero hecho de ser socios en la misma.

Del mismo modo, el tribunal también ha admitido el informe aportado por el abogado de la Infanta, Jesús María Silva, que rebajaría en 50.000 euros el total de 587.413 que ya abonó la hermana del Rey a petición de Anticorrupción en concepto de participación en los fondos supuestamente defraudados por su marido, Iñaki Urdangarin.

Según las acusaciones, Urdangarin utilizó Aizoon como "pantalla" para facturar a través de la misma retribuciones procedentes de entidades privadas por su condición de consejero asesor que debía haber declarado en su IRPF.