Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La justicia española, colapsada con 270.000 sentencias sin ejecutar

El CGPJ cifra en un total de 269.450 las sentencias de lo penal pendientes de ser aplicadas en España en un exhaustivo estudio. El Servicio de Inspección del Consejo General del Poder Judicial ha redactado este informe después del caso Mariluz. El acusado por la muerte de la niña, Santiago del Valle, se encontraba en libertad pese a tener varias condenas.
El informe, que será discutido el próximo jueves en la Comisión Permanente, dice que, de las sentencias pendientes, un 70,25 % pertenecen a los Juzgados de lo Penal y el 29,74 % restante está en los Juzgados Especializados.
"La carga de trabajo que soportan los Juzgados Penales de Ejecutorias indicados en este informe, durante el trienio 2005-2007 excede ampliamente el módulo previsto para este tipo de Órganos", denuncia el estudio.
Por comunidades autónomas, la peor situación se registra en Cataluña, donde hay 56.000 sentencias pendientes de ejecutar, seguida de la Comunidad Valenciana, con 40.000, y la Comunidad de Madrid, con 37.500.
Medidas de refuerzo
El CGPJ estima que "los anteriores datos inducen a pensar la necesidad de implantar toda una batería de medidas tendentes a obtener la plena normalización de estos Órganos, a fin de adecuar su función jurisdiccional a los principios constitucionales de Tutela Judicial Efectiva y a un proceso público sin dilaciones indebidas".
El estudio propone medidas de refuerzo para los juzgados más saturados, como que el Ministerio de Justicia y las Comunidades Autónomas creen un sistema informático de gestión procesal. Este sistema permitiría controlar las distintas fases de las ejecutorias.
Según el informe, también son necesarios cambios en las plantillas de los juzgados. El estudio propone que se cubran más plazas con personal titular y que se facilite a los interinos la formación necesaria. Esto evitaría circunstancias como la falta de experiencia del personal y la descoordinación entre el personal titular. Además, el funcionamiento de los juzgados deberá ser controlado durante un año. CGS / LGC