Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El largo camino de Rajoy al Congreso

Un duro camino hasta Valencia. Video: Informativos Telecinco.comtelecinco.es
Cuando Rajoy perdió las elecciones por segunda vez, salió al balcón de Génova en ademán de despedida. A la imagen del líder popular fundido a su mujer en un emotivo abrazo se unió un "adiós" al final de su deslavazado discurso, que casi todos interpretaron como un adiós a la política.
Aquella noche, Esperanza Aguirre -victoriosa en Madrid- no salió al balcón a compartir la derrota con Rajoy, pero las cámaras la captaron tras los cristales observando atenta la escena.
Pero si Rajoy pensó en irse, pronto cambió de idea. Tras digerir los resultados con su ejecutiva, proclamó su candidatura para dirigir el partido y llevarlo a la victoria electoral en 2012.
Nadie más lo hizo en ese momento aunque Aguirre dejó caer pocos días después la posibilidad. "Rajoy será el primero en saberlo", dijo. Fue casi lo menos demoledor de un discurso, con el líder de cuerpo presente, en el que Aguirre puso en solfa los principios ideológicos y la dirección marcada por Rajoy en el PP. Fue el primer cuestionamiento de su liderazgo.
Rajoy intentó afirmarlo con un nuevo equipo con . El antiguo equipo ya no le sirve y así se lo toman sus hasta entonces compañeros de viaje. Soraya Sáenz de Santamaría al frente del Congreso
Eduardo Zaplana Angel Acebes y lo abandonaron dejando un vacío en la dirección del PP. Zaplana apenas le llamó una hora antes de hacerse pública su decisión. Los hechos se precipitan.
Lucha ideológica o lucha por el poder
La 'falta de confianza' hacia Rajoy mostrada públicamente por, presidenta del PP vasco y símbolo del partido, abrió definitivamente la caja de los truenos. Su baja y la deinquietaron a un hasta entonces silencioso José María Aznar. Dio a conocer en privado su disgusto y se abrió la veda. María San Gil Ortega Lara
Ana Botella o Esperanza Aguirre criticaron abiertamente a la dirección, pero no sólo ellas; la militancia también habla. Los mismos que vitorean a Esperanza Aguirre en cada acto que celebra en Madrid, gritan contra Gallardón y Rajoy. Gritos que llegan a Génova. Una insólita concentración de militantes frente a la sede pide su dimisión. Son pocos, pero su imagen se deteriora gravemente. 1
Diputados hasta entonces cercanos a Rajoy comenzaron a desautorizarle en público. Arístegui, Elorriaga, Juan Costa...Éste último amagó con presentar una candidatura alternativa, pero finalmente ni él ni Aguirre han terminado por lanzarse a la arena. El sector crítico no lo ha visto claro y se ha retirado a sus cuarteles a la espera, quizás, de otro momento más propicio de abordar el poder.
El presidente del PP llega, así, al XVI Congreso, con todo a favor. La elección de Dolores de Cospedal para la secretaría general es del gusto de la presidenta de Madrid, quien ha asegurado votará a favor de Rajoy.