Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una macrooperación anticorrupción afecta de lleno al PP de la Comunidad Valenciana

La policía entraba esta mañana en la casa de Alfonso Rus, expresidente de la Diputación de Valencia. Es uno de los principales detenidos en la operación Taula que salpica al Partido Popular de la Comunidad Valenciana. 24 órdenes de detención, 150 coches embargados, 250 cuentas bancarias bloqueadas y más de 30 registros. En Xátiva, además de entrar en el domicilio de Rus lo han hecho en una de las empresas de su familia y también en la sede del club de futbol Olimpic, del que Rus fue presidente hasta el año pasado. Registradas también fundaciones como la Jaume II y en Valencia los agentes de la UCO han entrado la sede de CIEGSA, una empresa pública encargada de la construcción de colegios. También se han registrados las oficinas del Grupo Popular en el Ayuntamiento. Los agentes han sacado a todos los trabajadores y les han pedido las claves de los ordenadores. Entre los detenidos, además de Alfonso Rus, están el que fuera su vicepresidente en la Diputación de Valencia Máximo Caturla; y también María José Alcón, exasesora del PP en el Ayuntamiento de Valencia y esposa de Alfonso Grau que fue el vicealcalde de Rita Barberá y ahora está imputado en el caso Nóos. A todos se les investiga por su presunta participación en una trama de corrupción consistente en el cobro de comisiones a cambio de la concesión de obras y servicios públicos.