Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casi la mitad de los madrileños serían partidarios de repatriar a nuevos contagiados por el virus en África

Un cuarto de la población reconoce estar preocupado por un posible contagio aunque un 73% confía en la sanidad para controlar una epidemia
Casi la mitad de los madrileños serían partidarios de repatriar a España a nuevos contagiados por el virus del ébola en África, frente al 38 por ciento que preferiría dejarles allí para evitar que la enfermedad se pudiera extender en nuestro país, como sucedió en el caso de la auxiliar de enfermería Teresa Romero.
Así se refleja en una encuesta realizada por la consultora GAD3 a 400 madrileños entre los días 23 y 28 de este mes, cuando Teresa Romero ya había superado la enfermedad y mientras su marido, Javier Limón, y el resto de aislados eran dados de alta tras superar el periodo de incubación sin mostrar ningún síntoma.
El sondeo refleja que, como consecuencia del primer contagio de ébola fuera de África, el 26 por ciento de los madrileños reconoce estar preocupado por un posible contagio del virus, aunque los que lo consideran probable no llegan al diez por ciento.
En todo caso, casi tres cuartas partes de la población de la Comunidad de Madrid (73 por ciento) tiene mucha o bastante confianza en que el sistema sanitario español fuese capaz de controlar una epidemia de ébola en el país.
Respecto a la crisis pasada en España con el contagio de Teresa Romero, un 59 por ciento considera mucho o bastante creíble la información emitida por los portavoces sanitarios, responsables de la comunicación de la gestión del ébola.
LA IMAGEN DE LA SANIDAD SE MANTIENE
Y más de la mitad de los madrileños, un 53 por ciento, cree que la imagen de la sanidad española se ha mantenido igual que la que tenía antes de la crisis, frente a un 24 por ciento que considera que ha mejorado tras la gestión.
En cuanto al papel de los medios de comunicación durante las últimas semanas, los encuestados se muestran divididos sobre la cantidad de información ofrecida. Un 37 por ciento cree que la información ha sido excesiva, mientras que el mismo porcentaje considera que ha sido insuficiente.
Pese a ello, un 61 por ciento reconoce que los datos recibidos por parte de los medios de comunicación han sido comprensibles y un 56 por ciento cree que la información ha sido alarmante, mientras que para el 31 por ciento ha sido tranquilizadora.
INFORMACIÓN RÁPIDA Y COMPRENSIBLE
Más de la mitad de los madrileños creen además que la información ha sido rápida frente a un tercio de los encuestados que la definen como lenta. Y también están divididos sobre el rigor: un 46 por ciento la califica de poco rigurosa y un 40 por ciento de rigurosa.
Mientras, un 61 por ciento califican de comprensible la información que ofrecen los medios de comunicación, un 56 por ciento la ve alarmante, un 51 por ciento rápida y un 46 por ciento poco rigurosa. En cuanto a la cantidad, los madrileños están divididos, ya que un 37 por ciento cree que ha sido excesiva y la misma cantidad la considera insuficiente.