Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La mayoría de la UE cree que desde junio la misión en Bosnia debe reducirse

La mayoría de los ministros de Defensa de la UE se pusieron hoy de acuerdo en que a partir de junio la operación militar en Bosnia-Herzegovina (Althea) debe empezar a dar paso a una mucho más reducida y de entrenamiento, aunque algunos países creen que la situación no es suficientemente estable.
Según explicó la titular española, Carme Chacón, al término de un Consejo informal de ministros de Defensa en Praga, "la mayoría de los países tenemos claro que después de quince años de exitosa misión militar en Bosnia-Herzegovina sus objetivos se han cumplido".
Sin embargo, algunos miembros de la UE creen que la situación no es aún lo suficientemente estable como para retirar a la mayoría de los soldados (en la actualidad 1.813, de ellos 268 españoles), y las decisiones de Política Europea de Seguridad y Defensa (PESD) deben tomarse por consenso.
En concreto, según fuentes diplomáticas, son los británicos quienes ponen más reticencias a la retirada, en línea con la posición estadounidense de que la misión militar debe continuar.
Pero la mayoría de los socios, entre ellos España, consideran que cuanto antes hay que pasar el relevo a una operación no ejecutiva que signifique reducción de los efectivos en Bosnia-Herzegovina y que tenga como objetivo el asesoramiento al Ministerio de Defensa y el adiestramiento de fuerzas.
La idea es aprobar antes de junio la decisión, que se aplicaría progresivamente.
"Ha sido una misión exitosa y será bueno que no la empañemos no siendo capaces de cerrarla militarmente a tiempo", dijo Chacón, antes de garantizar que "España también participará en la nueva misión no ejecutiva".
Chacón hizo hincapié en que una parte importante del éxito de la misión Althea ha sido de España y de sus fuerzas armadas, muy implicadas en esta misión desde sus comienzos.
Por su parte, el Alto Representante de la UE para Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, la decisión de la transición a una misión no ejecutiva está tomada, y falta sólo por ver el momento en que se inicia.
Además, hizo hincapié en rueda de prensa en que no debe haber retiradas individuales de Bosnia-Herzegovina, y todos los países deben hacerlo de forma acompasada.
La UE cree que ha cumplido con éxito los objetivos de la misión militar que comenzó en diciembre de 2004 para relevar a la OTAN, que llevaba desde 1992 supervisando al Ejército bosnio.
Según la mayoría de los países, a pesar de la compleja situación política del país, no es necesario un control militar de envergadura.
En el proceso de estabilización de Bosnia-Herzegovina está previsto clausurar la oficina del alto representante de la comunidad internacional en Bosnia y nombrar a un delegado especial europeo para que trabaje en las reformas, con especial atención a los desafíos políticos y de seguridad.
La UE acaba de elegir al diplomático austríaco Valentin Inzko como nuevo representante internacional, en sustitución de Miroslav Lajcak.
Nombrado el 30 de junio de 2007 como alto representante internacional y representante especial de la UE en el país balcánico, Laqjcak es el encargado de vigilar la aplicación de la parte civil del Acuerdo de Paz de Dayton, que en 1995 puso fin a tres años y medio de guerra civil.
Durante su mandato, Bosnia-Herzegovina firmó el importante Acuerdo de Estabilización y Asociación con la UE, en mayo de 2008.
No obstante, prácticamente no ha habido ningún progreso en el estancado proceso de reformas en ese país.