Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La oposición acusa al PP de "garantizarse el control" de la obra social de Novacaixagalicia con su patronato

La propuesta de ley por la que se convierte Novacaixagalicia en fundación especial, para el desarrollo de su obra social, ha comenzado su tramitación parlamentaria con el único voto favorable del PPdeG, el sufragio en contra del BNG y la abstención del PSdeG. Así, la oposición ha acusado a los populares de tratar de "garantizarse el control" de la entidad sin ánimo de lucro con la composición del patronato.
"Es una expropiación de la fusión de cajas en beneficio del PP sin precedentes en otras comunidades autónomas", ha reprochado la diputada socialista María José Caride en referencia a la distribución del patronato que proponen los populares, mientras que el nacionalista Carlos Aymerich acusó al partido mayoritario de querer "partidopopularizar" la obra social por ese mismo motivo.
Pedro Puy, el portavoz económico del PP en la Cámara, ha mostrado su "disposición al consenso" y, en ese sentido, ha dicho que "espera las enmiendas" para ver "cuál" es la propuesta de la oposición para la constitución de este órgano, y ha negado las acusaciones recibidas.
La propuesta consiste en transformar las cajas de ahorros en fundación de carácter especial. Después de la fusión de las extintas cajas gallegas --Caixanova y Caixa Galicia-- en Novacaixagalicia, la entidad acabó por convertirse en banco (Novagalicia Banco), pero se desagregó su obra social.
Es este último brazo de la entidad la que quedó en propiedad de las cajas, y cuyo patrimonio está valorado en 500 millones de euros (incluyendo edificios u obras de arte). Ahora, esta ley la convertirá en fundación especial, sin condiciones de entidad de crédito, y con el deber de centrar su actividad en la obra benéfico social.
El patronato de la fundación, según la propuesta inicial de los populares, estará formado por cuatro representantes elegidos por las entidades fundadoras de las cajas de ahorro; otros tantos elegidos por el Parlamento (en proporcionalidad a la representación) y otro cuarteto a elección de la consejería competente en materia financiera, en este caso, la de Hacienda.
Este reparto es el criticado por los grupos de la oposición. Así, mientras que Aymerich considera que se busca "asegurar el control de la obra social y consolidarlo pase lo que pase en las siguientes elecciones" autonómicas; María José Caride la tacha de "propuesta trampa" y ha indicado que en otras comunidades en las que se reguló esta cuestión, se fijó un máximo del 20 por ciento de elección por parte de los respectivos parlamentos.
"Y yo creo que, personalmente, le debería dar vergüenza", ha remachado Caride, quien enseñó, durante su intervención, la foto de la fusión bajo la presidencia de Alberto Núñez Feijóo. A ello, Pedro Puy le contestó reconociendo que sentía "vergüenza", pero "ajena", y argumentó que el PSdeG también tiene un 'book' con "premios del economista del año" (en referencia a José Luis Pego, exdirigente de la caja).
CARGO HONORÍFICO
Una de las cuestiones que ha resaltado Pedro Puy en su intervención es la referida a que el cargo de miembro del patronato será de carácter honorífico y gratuito, y no podrá generar percepciones diferentes de las dietas por desplazamiento "debidamente justificadas".
Asimismo, el ejercicio de gerente de la fundación requerirá "dedicación exclusiva" y será "incompatible con cualquier actividad retribuida", tanto de carácter público como privado, salvo las de carácter docente autorizadas por el patronato, la administración del propio patrimonio y aquellas actividades que ejerza en representación de la fundación.
Las competencias de la Consejería de Hacienda (en este caso) serán las de protectorado, control y supervisión de la actuación y de las cuentas de la fundación, el desarrollo reglamentario de las normas legales en materia de protectorado, la autorización previa de las modificaciones de los estatutos de la fundación y verificar la remuneración del gerente o cargo similar, entre otras cuestiones.
TRÁMITE DE URGENCIA
La iniciativa llega a la Cámara por trámite de urgencia, que el PP "motiva" en las "últimas informaciones conocidas" en relación con la situación de Novacaixagalicia.
Esta justificación también originó los reproches de socialistas y nacionalistas, quienes censuraron que esta normativa llega "con un año y medio de retraso" e impulsada --han dicho-- por la renuncia del ya excopresidente de Novacaixagalicia Julio Fernández Gayoso tras la querella presentada por la Fiscalía Anticorrupción ante la Audiencia Nacional por supuesta apropiación indebida, y por la salida del otro copresidente, Mauro Varela, debido a sus declaraciones sobre los afectados por las preferentes.
"Llega tarde y a rastras", ha censurado la socialista María José Caride, en su intervención; mientras que el parlamentario del Bloque, Carlos Aymerich, sugirió que la fecha también tenía que ver con que el PP "tenía otros compromisos que asumir" después de reformar la ley de Cajas con el PSdeG para que los antiguos directivos de las cajas "pudiesen quedarse tres años más".
Frente a ellos, el portavoz parlamentario del PPdeG ha defendido en su intervención que "gracias" a la actuación de la Xunta, que "peleó" por una entidad gallega, "existe todavía", y ha esperado que tenga "beneficios" para que se mantenga ahora la obra social.
"Espero por sus enmiendas a los efectos de paliar los inconvenientes que ustedes dijeron", ha manifestado Pedro Puy, quien ha dicho que lo que le "sorprende" es que todos coincidan con la urgencia de convertir Novacaixagalicia en fundación especial y que "no acepten" (voten a favor) la admisión a trámite del texto.