Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de Alianza Nacional se niega a declarar ante la Fiscalía hasta que Artur Mas sea imputado por sedición

El presidente de Alianza Nacional, Pedro Pablo Peña, se ha ratificado ante la Fiscalía de Madrid de las manifestaciones que realizó contra el presidente de la Generalitat, Artur Mas, durante la manifestación ultra del Día de la Hispanidad y ha asegurado que "únicamente" declarará sobre ellas cuando Mas sea imputado por un delito de sedición.
La Fiscalía contra los delitos de odio y discriminación de Barcelona abrió diligencias contra Pablo Peña por un delito de incitación al odio por exigir a las instituciones en un acto ultra celebrado en Montjuic (Barcelona) atajar el proceso independentista.
El líder de Alianza Nacional dijo ese día, en el que se manifestaron 300 ultras, que 'no habrá secesión en Cataluña si no es a base de mucha sangre', y ahora asegura que se reafirma en cada palabra y cada coma del discurso.
También se le acusa de un delito de injurias graves con publicidad a las instituciones del Estado y en concreto a la Fiscalía General del Estado.
Dentro de la causa, el Ministerio Público con sede en Barcelona remitió un exhorto a la Fiscalía de Madrid para que se le tomara declaración como imputado. Esta mañana, Peña ha acudido a la Audiencia Provincial de Madrid, respaldado por varios simpatizantes de su partido y de La Falange.
En su declaración, a la que tuvo acceso Europa Press, Peña también se ha ratificado en las criticas que lanzó contra el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, por no perseguir los delitos graves de corrupción política y económica que se están produciendo, un extremo que a su juicio supone un delito de prevaricación.
"¡Sino han sido capaces de juzgar a Artur Mas por un delito de sedición por pedir la ruptura de España que es la base de la Constitución, no entiendo por qué hay que tenerlos respeto!", ha señalado a las puertas de la Audiencia madrileña.
Ahora, la Fiscalía de Barcelona podrá archivar las diligencias abiertas, ampliar las mismas o remitir a los juzgados una querella para seguir adelante con el proceso penal por estas manifestaciones.