Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente Lugo dice que es hora de repensar el celibato sacerdotal

El presidente de Paraguay, el ex obispo católico Fernando Lugo, reiteró que "el celibato es imperfecto", aunque añadió que "ayuda a tener más libertad para el ejercicio pastoral". EFE/Archivotelecinco.es
El presidente de Paraguay, el ex obispo católico Fernando Lugo, que reconoció haber sido padre de un niño y es señalado como progenitor de otros dos hijos, consideró que es el momento "de repensar el celibato" sacerdotal en una entrevista que publica hoy el diario chileno El Mercurio.
El mandatario, cuya llegada al Gobierno en agosto del año pasado cortó un período de 60 años del Partido Colorado en el poder, aseguró que afronta las denuncias "con serenidad" y consideró que Guillermo Armindo, el hijo de dos años que tuvo con la joven Viviana Castillo y que ha reconocido, "es un don de Dios".
Indicó que es "una" la paternidad que ha reconocido y que las otras "son supuestas" e insistió en que ha vivido la situación "con bastante serenidad.
"Hay que asumir las consecuencias. Cada uno es responsable de sus actos. No podemos delegar responsabilidades de hechos que hemos cometido nosotros, bien o mal, con error o sin error. Y eso lo he hecho este año públicamente", subrayó.
Reiteró que "el celibato es imperfecto", aunque añadió que "ayuda a tener más libertad para el ejercicio pastoral".
Pese a que aseguró que el celibato "es un valor dentro de la Iglesia, que se tiene que rescatar como un signo del reino de Dios", afirmó que "es el momento de repensar el celibato en América Latina y en el mundo".
"Creo que los últimos acontecimientos deberían llamar a la Iglesia Católica a una serena reflexión sobre el valor del celibato dentro de la Iglesia", dijo.
Respecto de su experiencia personal, señaló que "hay momentos en la vida en que los afectos del amor no tienen ni edad ni situación".
"A veces ocurre que hay personas que hacen que el corazón lata más rápidamente y creo que he tenido situaciones así", admitió.
No obstante, "cuestiones que te hagan perder la cabeza, enamorarse y cambiar totalmente la vida, quizás esas no se han presentado durante mi vida sacerdotal", matizó.
"Sí hay muchas situaciones, a veces pasajeras, sin mucha fuerza, que a veces te hacen repensar tu vida y tus opciones", agregó.
"Si hay algo que no quisiera dejar nunca es la Iglesia católica, en la cual nací", concluyó el presidente paraguayo.