Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de la confederación Miño-Sil revela que recibe "recurrentes peticiones" de informes del juzgado

La investigación de la muerte de 300 peces en el río Barbaña a su paso por la ciudad de Ourense, espera análisis externos a la entidad
El presidente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil, con sede en Ourense, Francisco Marín, recibe "recurrentes peticiones" de documentación desde el juzgado de Lugo, en relación con la Operación Pokémon, en fase de instrucción judicial, en la que está imputado el anterior titular de este organismo y exconcejal socialista en Lugo, Francisco Fernández Liñares.
Así lo aseguró el propio Marín tras el acto público en el que firmó un acuerdo de colaboración del organismo de cuenca que preside, con la Consellería de Medio Ambiente y el Ayuntamiento de Xinzo de Limia.
En ese sentido, ha recordado que el anterior presidente, imputado, "ya no es funcionario de esta confederación hidrográfica, pues está jubilado", al tiempo que ha reconocido que la investigación e imputación de su predecesor fueron hechos "traumáticos en su día".
"Ahora los hemos diluido y en la confederación hidrográfica ya se actúa sin ninguna carga, aunque a nadie le gusta verse en estas circunstancias", ha admitido.
CONTAMINACIÓN BARBAÑA
También respondió a preguntas sobre el último episodio de contaminación del río Barbaña a su paso por la ciudad de Ourense y pocos metros antes de su desembocadura en el río Miño, también en la ciudad.
Relató que la investigación por la muerte de 200 o 300 peces en el cauce, hace unos días, está pendiente de dos análisis que se enviaron a laboratorios externos a la entidad de gestiona la cuenca.
"Lo que pudimos analizar en nuestros laboratorios arrojó resultados dentro de los parámetros autorizados, como el ph, pero faltan otros que no podemos analizar nosotros", ha explicado.
Al respecto, añadió que el río Barbaña, por tener muy poco caudal, puede sufrir altas temperaturas, "pues sus 150 metros cúbicos de agua a la hora proceden en su mayor parte de la depuradora de San Cibrao das Viñas", así que la propia matera orgánica "puede provocar un descenso del oxígeno en el agua", ha concretado.
En ese sentido, añadió que la Consellería de Medio Ambiente se encarga ahora de hacer la biopsia a ejemplares de los peces encontrados muertos "y habrá que esperar los resultados".
Asimismo, también aludió a otras dificultades para determinar el origen de la contaminación registrada, puesto que, aunque el río afectado tiene poco cauce, cuando se da aviso del episodio por la aparición de peces muertos "el río ya diluyó parte del elemento contaminante", lo que dificulta su detección.