Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La falta de unas pruebas aplaza al verano el juicio por el robo de la caja fuerte del estadio de Los Cármenes (Granada)

La falta de la práctica de unas pruebas solicitadas por dos de las partes personadas ha provocado este martes el aplazamiento del juicio previsto en el Juzgado de lo Penal 3 de Granada por el robo de la caja fuerte del Granada CF en el Estadio Los Cármenes, que se celebrará finalmente los próximos 30 junio, 1 y 3 de julio.
El robo tuvo lugar el 18 de octubre de 2011, cuando la caja guardaba la recaudación obtenida por la venta de entradas del encuentro disputado entre el club rojiblanco y el Barcelona FC, que ascendía a más de 131.000 euros, según fuentes judiciales.
La Fiscalía de Granada solicita una pena de tres años de prisión para los tres presuntos responsables: Juan C.C.S., entonces jefe de seguridad de la empresa municipal encargada del mantenimiento y seguridad del Estadio de los Cármenes, Gegsa; Jonathan L.G., técnico instalador de la empresa Tecnimatic Security; y su gerente, Daniel L.G., a quienes le atribuye un delito de robo con fuerza en las cosas. Por ello, pide también que tanto Gegsa y el Ayuntamiento de Granada como Tecnimatic sean responsables civiles subsidiarios.
Según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press, los procesados, que tenían acceso a los sistemas informáticos de control, cámaras de vigilancia, y almacenaje de grabaciones, "actuando de común acuerdo y con ánimo de obtener un ilícito beneficio patrimonial", planificaron la sustracción de la caja fuerte ubicada en las oficinas de la entidad deportiva.
Para ello, previamente el procesado Juan C.C.S. procedió a la desconexión del sistema de vídeo-vigilancia y grabación compuesto por múltiples cámaras repartidas en los accesos del estadio en la mañana del día 17 de octubre de 2011, garantizando así la movilidad de los acusados sin ser grabados.
Posteriormente, entre las 22,43 horas y las 22,50 horas del día 18 de octubre de 2011, los inculpados procedieron a desconectar el sistema de alarma de las oficinas del club en Los Cármenes, donde se ubicaba la caja fuerte, así como el circuito de vídeo-vigilancia interno, burlando los sistemas de apertura de puertas codificados y personalizados, alarmas antirrobo y elementos volumétricos de detección de movimiento (medidas de seguridad que dependían exclusivamente de la empresa municipal Gegsa).
Se valieron para ello de una tarjeta denominada 'Acceso 300 general' expedida en fecha 29 de agosto de 2011 por Juan C.C.S. para tal fin, utilizada como medio de acceso al estadio y con la que se realizaron las aperturas de todas las puertas precisas para acceder a la oficina, y contando con las claves de conexión y desconexión de la alarma (aportadas en el momento de su instalación por la mercantil Tecnimatic).
Con dicha actuación, los acusados se llevaron la caja fuerte que carecía de anclajes de seguridad, logrando así apoderarse del total de la recaudación obtenida por la venta de entradas del encuentro habido ese día entre el Granada CF y el Barcelona FC, guardada en el interior de la misma, y que ascendía a 131.010 euros el representante legal de la entidad deportiva, que los reclama.
El Granada CF, que también está personado como acusación particular en el proceso judicial, eleva su petición de cárcel para los inculpados hasta los cinco años de prisión, aunque por el mismo delito que el fiscal, por la elevada suma sustraída.