Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El joven que secuestró cinco días a su novia se enfrenta a nuevo juicio por retener a otra pareja

Fiscalía pide nueve años de cárcel por agredir y encerrar bajo llave 24 horas a una mujer con la que mantuvo una relación antes
El joven de 29 años condenado a cinco años y nueve meses de cárcel por agredir y retener aislada en casa durante más de cinco días a su novia se enfrenta a un nuevo juicio señalado para marzo en la Audiencia Provincial de Almería en el que la Fiscalía va a solicitar casi nueve años de prisión por hacer lo mismo con otra mujer con la que mantuvo una relación sentimental durante tres meses.
M.J.F.B. está acusado otra vez de un delito de violencia física y psíquica habitual en el ámbito de la mujer, un delito de lesiones y un tercero de detención ilegal por encerrar durante más de 24 horas bajo llave en el domicilio que compartían a la víctima después de propinarle una paliza. Ella pudo ser liberada por la Guardia Civil después de que alertasen los vecinos.
Según se recoge en el escrito de calificación, al que ha tenido acceso Europa Press, el procesado inició en julio de 2012 la relación y, desde el "inicio y durante los tres meses" que duró el noviazgo, sometió a su pareja tanto a agresiones físicas como psíquicas que, en la mayoría de los casos y como haría después con la otra víctima, tenían lugar en el interior del domicilio que compartían en Vícar (Almería).
Destaca el fiscal que la violencia empleada por M.J.F.B. puso a la mujer en un "estado de intimidación y control" que le provocó --añade-- "pérdida de autoestima, trastorno de ansiedad, depresión, trastorno de adaptación y estrés postraumático".
El escrito concreta que, a mediodía del 21 de octubre de 2012, ambos iniciaron una discusión y que M.J.F.B. comenzó a golpear presuntamente con sus puños a la víctima en diversas partes de su cuerpo "hasta causarle hematomas en ojos, boca y torso", lesiones de las que tardó en curar diez días y que "no necesitaron tratamiento médico".
Desde el momento de la agresión y hasta que la Guardia Civil acudió a la casa las 08,25 horas del día siguiente, el acusado habría prohibido a la mujer "salir del domicilio, para lo que se apoderó de las llaves del mismo, dejando encerrada a la víctima en el interior cuando él salía de la vivienda".
El Ministerio Público va a solicitar en la vista oral una pena de tres años de cárcel por el delito de violencia física y psíquica habitual en el ámbito familiar, 11 meses por un delito de lesiones y cinco años por el delito de detención ilegal. Interesará, asimismo, que indemnice a la víctima con 3.400 euros y que no se pueda aproximar a ella en cuatro años a menos de 200 metros.
CINCO DÍAS SECUESTRADA
En la última vista celebrada contra M.J.F.B., el fiscal resolvió modificar la acusación y solicitó, frente a los 14 años que interesaba inicialmente, un total de cinco años y nueve meses de cárcel, además del pago de una multa de 18 meses a razón de tres euros al día y la prestación de 80 días de trabajos en beneficio de la comunidad.
El procesado, a quien le constan dos condenas en firme de 2006 y 2012 por lesiones y violencia habitual contra la mujer, mostró conformidad aunque la sentencia no es firme y contra ella cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo (TS), según han informado a Europa Press fuentes judiciales.
Estos hechos se remontan a diciembre de 2012 --son posteriores al juicio previsto para marzo-- cuando M.J.F.B fue detenido en diciembre de 2012 en un amplio operativo policial acusado de retener y mantener aislada durante más de cinco días a su compañera sentimental, a quien habría atemorizado mediante continuas agresiones y a la que no dejó ir a trabajar ni contactar con su familia.
La víctima, quien había iniciado la relación un mes antes, pudo ser rescatada por la Guardia Civil gracias a que, en un descuido de su presunto captor, se encontró con una amiga íntima a la que dijo: "¡Socorro!". Desde ese momento comenzó una intervención policial que dio lugar a la localización del acusado en la cama de su domicilio "abrazando a la mujer mientras esta temblaba aterrorizada".