Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las tarjetas eran “un instrumento de pago de las retribuciones de las personas”

“Antes de llegar a la presidencia de Caja Madrid, sabía que el consejo de administración tenía estas tarjetas para gastos personales y, por tanto, tienen que estar englobadas en el concepto de retribución y, en ningún caso, entendí ni autoricé un aumento de retribución”. Estas son las palabras del expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, ante el juez de la Audiencia Nacional que lo ha imputado por el caso de las tarjetas b de Caja Madrid.  Rato, exvicepresidente del Gobierno Aznar, insiste ante el juez que “el límite se me explicó, para mi caso y para los demás, pero estaban fijados y yo nunca los revisé”. “Repito que era un instrumento de pago de las retribuciones de las personas y, como tal, tenía que estar sometido a la fiscalidad de cualquier retribución. No recibo ninguna información que me haga pensar otra cosa”, sentencia.