Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una testigo protegida afirma que se desnudó y fue grabada por Torbe para De Gea

David de GeaReuters

La joven tenía 17 años cuando sucedieron los hechos. Eldiario.es ha dado a conocer que, como testigo protegida, ha declarado a la policía que Ignacio Fernández, Torbe, principal imputado en la Operación Universo, la obligó a desnudarse y la grabó en un vídeo cuyo destinatario era el portero del Machester United, David de Gea. 

En el sumario, al que ha tenido acceso Eldiario.es, la joven aparece nombrada como TP2 (testigo protegida número 2). El documento recoge el informe policial en el que la mujer contó a la Unidad Contra la Trata de Seres Humanos de la policía que Torbe la drogó, abusó sexualmente de ella y que posteriormente la obligó a grabar varios vídeos en los que aparecía semidesnuda. 
Según esta joven, ocurrió en un piso de Madrid y estaba acompañada por otra mujer. En su declaración, ha afirmado que obedeció bajo coacción, ya que fue amenazada con que se difundiría entre sus conocidos unas fotos de ella desnuda que había enviado a la página web de Torbe.
En cuanto a los vídeos grabados, en uno de ellos aparecía desnuda de cintura para arriba y en el otro le envía un mensaje al jugador de fútbol David de Gea diciéndole que fuera a la casa de Torbe y que ella iba a estar allí. 
Añade que pudo oir varias grabaciones de voz de De Gea donde éste le respondía a Torbe "que sí, que quería estar con ella".
Otra testigo protegida, TP3, ésta mayor de edad, vincula a De Gea con una cita en un céntrico hotel de Madrid a la que acudió el futbolista Iker Muniain y otro jugador cuya identidad no queda clara ya que la TP3 cree que fue De Gea quien acudió, pero éste niega haber estado en dicho hotel, según unos mensajes de Whatsapp intercambiados entre el jugador y la testigo. Sin embargo, sí parece que fue él quien pagó a Torbe por los servicios de las mujeres. 
La policía ha dado "un alto grado de credibilidad" a los testimonios de las dos testigos protegidas  y considera que no están movidas por la intención de desprestigiar a las personas aludidas.