Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos visiones enfrentadas del Partido Popular

En un encuentro al que no ha asistido Alberto Ruiz Gallardón, el líder del PP Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre han explicado sus posturas. La presidenta de la Comunidad de Madrid no quiere giros en la línea mantenida por el PP hasta ahora. Rajoy, en cambio, sostiene que hay que adaptarse a la evolución de la sociedad.
La primera en intervenir ha sido Aguirre. Se ha quejado de que el PSOE les ha "fagocitado" en toda España. También ha dicho que las ideas que el PP ha defendido los últimos cuatro años cada vez tienen más apoyo entre los españoles. Por esta razón, el partido no debe emprender "cambios radicales" y ha instado a los militantes a "seguir defendiendo valores y principios que si no nadie tendría".
Caer simpáticos
Por otro lado, ha criticado los momentos de división que vive el PP. En referencia a los socialistas, ha advertido de que no se debe caer en sus "trampas" y hay que evitar que "ellos pongan el carné de duros y blandos, extremistas o no". En ese sentido, ha subrayado que el PP no puede dedicarse "a caer simpático". De hacerlo, sólo "recogerían la burla".
A continuación ha hablado Rajoy, quien ve la botella medio llena. Cree que los votos cosechados en las últimas elecciones son una buena señal de que todo marcha. El problema es, a su juicio, que se corre el riesgo de estropear ese legado "perdiendo el contacto con la realidad".
Reconocer la diversidad de España
Quiere Rajoy que el partido se adapte a los cambios sociales y a las circunstancias que imperan en cada momento. Sólo así el PP podría gobernar. Hay que sumar, ha seguido, unos millones de más de votos. No quedarse en 10, sino llegar a ser 12 o 13. La única estrategia posible es que el partido dé respuesta a los cambios, "dar salida".
Otro de sus mensajes ha sido de corte integrador. Ha reconocido que "España es muy diversa" y hay que agrupar a una mayoría plural. Se trata del espíritu del 96, con el que se ganaron las elecciones, y al que hay que volver para poder hacerlo de nuevo: el centro reformista.
Respecto a las palabras de Aguirre de "caer simpáticos", se ha mostrado de acuerdo y ha añadido que a quien hay  que caer simpáticos es a la "inmensa mayoría de los españoles".
"La unanimidad es imposible" ha señalado en referencia a la crisis del PP, pero Esperanza Aguirre, al concluir, se ha puesto en pie para aplaudirle la primera. Antes, por contra, ella había cosechado más aplausos. Acto seguido se han besado.
Un congreso que marca un récord
Entretanto, se han recibido 2.124 enmiendas para el XVI Congreso, que se celebrará del 20 al 22 de junio. Pese al intercambio de pareceres desdramatizado que han mantenido Rajoy y Esperanza, es posible que el diputado Juan Costa presente una candidatura en contra del líder del PP.
El coordinador de programa electoral de las últimas elecciones ha guardado silencio sobre el tema. Sin embargo, el sector valenciano del PP ha dado por sentado que finalmente Costa optará a la presidencia.
Por otro lado, su hermano, Ricardo Costa, secretario general del PPCV, ha dejado claro que la 'posición firme' de apoyo a Rajoy por parte de la Ejecutiva regional 'no va a cambiar' aunque Juan Costa presente una candidatura alternativa. AGE