Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un neoyorquino intenta tener un empleo distinto cada día durante un año

Zack Bliss cuenta en su blog cada uno de los trabajos que va realizando. Foto: iamzachbliss.comtelecinco.es
Cansado de buscar un empleo estable en tiempos de recesión económica, un neoyorquino emprendió un proyecto con el que tratará de tener un empleo diferente cada día, desde camarero o preparador físico hasta asesor de imagen, durante al menos un año.
"Necesitaba un trabajo, pero quería hacer algo creativo, así que decidí probar todos los empleos", explicó hoy a Efe el protagonista de esta peculiar iniciativa, Zack Bliss.
Durante un año, este intrépido hombre de 32 años se ha propuesto ocupar cualquier tipo de trabajo con los únicos requisitos de que cada empleo sólo dure un día y no se repita.
En su blog (iamzachbliss.com) publicará un vídeo de cada jornada, tal y como lleva haciendo desde el pasado 1 de abril, con lo que ya acumula una treintena de entradas.
Allí explica sus experiencias como panadero, fabricante de tiendas indias, jugador de ajedrez, camarero, preparador físico, asesor personal de imagen o conductor por un día.
Sin experiencia previa en los sectores en los que se ha visto envuelto hasta ahora, este humanista y filósofo de formación aseguró que "la clave para encontrar empleo radica en estar abierto a cualquier oferta y tener ganas de trabajar duro en campos totalmente nuevos".
"Me gusta pensar que tengo la capacidad de adaptarme a cualquier situación con rapidez y que aprendo antes que el resto, aunque algunos trabajos no se me han dado tan bien. De todas maneras, no me importa porque estoy aprendiendo", añadió Bliss.
Pese a que "querría probarlo todo", Bliss, cuyo proyecto ya ha llamado la atención de varias empresas y medios de comunicación locales, confesó que le "encantaría trabajar para el Gobierno (estadounidense) como senador, congresista o incluso presidente".
De todas maneras, su mejor argumento para mantener vivo este peculiar proyecto radica en "las ganas de aprender y de disfrutar la vida", añadió.