Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los pechos de silicona, una bomba

Los terroristas islamistas podrían ocultar explosivos en los implantes de pecho, advierten los expertos.telecinco.es
Los implantes de pechos, armas letales. Fuentes de los servicios de seguridad británicos han advertido de que los terroristas islamistas pueden ocultar explosivos en los implantes de silicona, algo ya bastante habitual en muchas mujeres. Los expertos han avisado de que los extremistas podrían someterse a intervenciones de este tipo para realizar atentados en aviones, según publica el . 'Daily Mail'
Estas operaciones las realizarían en la llamada zona sin ley de Pakistán, de acuerdo con las informaciones de los servicios de seguridad.
Los técnicos en explosivos aseguran que a los terroristas para abrir un agujero "considerable" en un Jumbo. les bastaría introducir cinco onzas de 'pentrita'
Sin embargo, los médicos afirman que aunque el explosivo esté dentro de un pecho los escáneres de seguridad son capaces de detectarlo.
Joseph Farah, experto en terrorismo, explicó a 'The Sun' que se sabe que las "mujeres terroristas suicidas reclutadas por Al-Qaeda han tenido los explosivos introducidos en sus pechos" de forma similar a cómo se hace en la cirugía de mama".
Los cirujanos estéticos también pueden introducir los explosivos en las nalgas de los posibles atacantes suicidas. El descubrimiento fue hecho después de un terrorista nigeriano intentara volar un avión con destino a Detroit la pasada Navidad, el hombre llevaba explosivos ocultos en sus calzoncillos.
Un cirujano estético aseguró al tabloide británico que un explosivo "insertado correctamente en un implante sería prácticamente imposible de detectar por los habituales controles de los equipos en los aeropuertos.
"Se tendría que someter a un sospechoso a un sofisticado control de rayos X, porque el explosivo se inserta en una bolsa de plástico sellada y como basta una pequeña cantidad, resulta imposible de detectar con el cuerpo habitual de escáner".