Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los perros más feos de EEUU

El nivel de los participantes ha sido muy altotelecinco.es
Los propietarios de perros poco agraciados participan estos días en la vigésima edición de la Competición Anual del Perro Más Feo en Petaluma, California (EEUU). El campeonato, como su nombre indica, trata de encontrar al can más difícil de mirar. El nivel de este año esta muy alto.
La peculiar competición que se celebra desde hace 20 años, trata de encontrar, de entre cientos de candidatos, al perro más feo de EEUU. Hocicos y ojos asimétricos, bocas desdentadas, y peinados, para los que tienen pelo, estrambóticos, son las características comunes de estos canes.
Este año, 18 perros han llegado a la final y Squiggy, un crestado chino cruzado con chin japonés ha conseguido la mayoría de los votos y su dueño se ha llevado un tazón más grande que la mascota, mil dólares en efectivo y una dotación de golosinas orgánicas.
Squiggy, fue rescatado a las seis semanas de nacido de un refugio de animales en North Kingstown, Rhode Island, y entre las cualidades que lo han llevado ala victoria resaltan el peinado de cresta y la lengua enorme que, al no tener dientes, nunca puede esconder. "Puede ser que tenga algo de deficiencias estéticas pero su personalidad dulce y sus payasadas lo hacen un perrito maravilloso", han afirmado sus dueños.
Otro concursante que ha regresado esté año y que ya ha quedado entre los finalistas ha sido Rascal, un crestado chino de Sunnyvale, California con verrugas, pecas y una cara que según sus dueños algunos han llegado a catalogar de "extraterrestre".
Rascal pertenece a una dinastía de perros poco agraciados. Tanto su madre como dos de sus abuelos han ostentado el título de perro más feo. De hecho, con siete títulos bajo su rabo, su abuelo Chi Chi sostiene el récord Guiness. Pero este canino ya ha dejado su propia marca: ha aparecido en el Show de Jay Leno, The View, ET Insider y en cuatro filmes de horror; y ha sido fotografiado por la revista People.
"Sus dueños los adoran por ser feos", ha explicado Vicky DeArmon, portavoz de la feria.