Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El precio del carbón puede mantener su presión a la baja hasta 2020, según la AIE

Los precios del carbón se encuentran en "niveles bajos" y podrían mantener la presión actual hasta 2020, en un contexto de "persistente sobreoferta" y de contracción de las importaciones de China, indicó en Madrid el analista senior de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) Carlos Fernández.
Fernández realizó estas consideraciones durante la presentación este jueves en la sede del Club Español de la Energía (Enerclub) del 'Coal Energy Medium Term Market Report 2015'.
El analista recordó que en diciembre los precios del carbón importado en Europa cayeron por debajo de los 50 dólares por tonelada, unos niveles desconocidos en una década.
Fernández consideró además que el carbón seguirá siendo una parte importante del mix energético global, pero se enfrenta a retos de calado como el cambio en las políticas tras el Acuerdo de París sobre cambio climático o el aumento de preocupación por la contaminación local.
Por otro lado, indicó que, tras más de una década de elevado crecimiento, la demanda mundial de carbón se ha estancado, debido sobre todo a la restructuración económica que está experimentando China, país que representa la mitad del consumo de carbón a nivel mundial.
La consecuencia es que el consumo de carbón en China ha bajado durante dos años consecutivos, la primera vez que ocurre desde 1982, a medida que su economía se desplaza gradualmente hacia los servicios y menos a las industrias de alto consumo energético.
Fuera de China, el estudio de la AIE destaca que la demanda crecerá modestamente hasta 2020 como consecuencia del decline estructural en la demanda de carbón en Europa y en los Estados Unidos, que es compensado ampliamente por el crecimiento en la India y Sureste Asiático.