Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de CLH defiende la búsqueda de petróleo y su explotación "segura y respetuosa"

El presidente del Grupo CLH, José Luis López de Silanes, ha defendido la necesidad de buscar alternativas de producción y de que Europa explote todos los recursos petrolíferos existentes en su territorio "de forma segura y respetuosa con el medio ambiente" con el objetivo de hacer frente al crecimiento de la demanda de productos pretrolíferos.
López de Silanes ha señalado durante su intervención en el desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum que la demanda mundial de estos productos se incrementará hasta 2035 entre el 0,7% y el 1,1% anual.
Sin embargo, ha apuntado que el crecimiento no será igual en todas las regiones. "El incremento procederá de los países no pertenecientes a la OCDE, ya que en los países miembros la demanda se mantendrá estable e incluso decrecerá en alguno de ellos", ha especificado.
En este sentido, ha subrayado el trabajo realizado por Estados Unidos, donde está teniendo lugar "una auténtica revolución y un nuevo paradigma en la producción de crudo no convencional", gracias al perfeccionamiento de nuevas tecnologías de extracción del petróleo, que está situando a este país en "un nivel cercano a la autosuficiencia energética".
En relación a la capacidad de refino, ha señalado que se producirá un incremento en la zona de Asia-Pacifico, mientras que decrecerá en Europa, "donde continuará el cierre de las refinerías menos eficientes".
En el caso de España, el presidente de CLH ha destacado el esfuerzo realizado por las petroleras para disponer de "un refino moderno y muy competitivo" gracias al desarrollo tecnológico.
Así, ha expresado la necesidad de que la Unión Europea cuente con una política energética común, con el objetivo de garantizar un suministro "lo más limpio, barato y seguro posible".