Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La protagonista de 'Precious', vetada en 'Vanity Fair' y 'Vogue'

Vogue ha desechado la idea de sacar a la actriz en portada debido a su aspecto físico. Foto: Getty.telecinco.es
Si quieres ser una estrella de Hollywood, más te vale que respetes los cánones de belleza. Ese es el mensaje que, de forma indirecta, ha recibido Gabourey Sidibe, la protagonista de Precious y nominada al Oscar en la categoría de mejor actriz. La actriz ha sido vetada de las portadas de Vanity Fair y Vogue, al menos mientras siga manteniendo su peso actual.
No importa cuántas veces diga Gabourey Sidibe lo feliz que se siente con su cuerpo: los gurús del glamour en el mundo del cine y la moda siguen sin tomarla en serio. La actriz, que ya fue vetada de Vanity Fair cuando la publicación realizó una portada que reunía estrellas del cine, ahora parece haber sido marginada también por Vogue.
Pese a que la editora de la revista líder en cuanto a moda, Anna Wintour, no ha hecho declaraciones, fuentes del diario NY Daily News afirman que Vogue ha desechado la idea de sacar a la actriz en portada debido a su aspecto físico.
"El mundo de la moda se ríe de Gabourey. He llegado a oír, a modo de burla, que lo que se puso la noche de los Oscar no era un vestido, sino una tienda de campaña" , han declarado esta fuente.
Y es que esta publicación es utilizada como plataforma de los diseñadores para mostrar las mejores piezas de sus nuevas colecciones. Las modelos que salen en esta publicación suelen lucir una muestra ofrecida por el modisto en una talla estándar que, según explica la fuente, Gabourey está lejos de cumplir: "Todos los vestidos que aparecen (en la revista) son únicos y de una sola talla. Sería imposible que se los pusiera una chica normal, y mucho menos Gabourey".
Pero la joven, lejos de achantarse, está convencida de que no tiene por qué cambiar su aspecto porque otros lo digan, y afirma sentirse muy bien consigo misma: "Estoy agradecida por lo que soy, me siento preciosa y me da pena aquella gente que es guapa y no se siente como yo".