Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El público de la Lotería conjura la crisis con ilusión y disfraces

No ha podido con su ánimo. Un año más, el salón del Palacio de Loterías se ha convertido en un enjambre de disfraces, colorido e ilusión con la que un público, ya tradicional, ha conjurado la crisis económica "por ellos y por todos los suyos". Te acercaras a quien te acercaras, todos confesaban que este año les venía mejor que nunca "un pellizquito", que tienen alguien cercano en paro y que la Navidad "es para compartir".
Es la tradición más arraigada de estas fechas. El sonido de los bombos es, más que ningún otro, el de la Navidad y ellos quieren escucharlo aquí, donde a las doce menos veinte de la mañana, las pequeñas Alicia y Yahaira cantaban el premio más esperado, el Gordo de 2009.
Hasta entonces, el momento más emocionante de la mañana lo protagonizaban los cinco premios -un tercero, tres quintos y un cuarto- que, en menos de media hora, cantaban los niños de San Ildefonso, y que arrancaban, uno tras otro, los aplausos de las más de trescientas personas que han llenado el salón de Loterías.
Vienen con mucha ilusión y tienen muchísimo mérito, porque la verdad es que en este salón de Loterías no pueden ver nada. Una fila compacta de cámaras de televisión y fotógrafos tapa casi completamente la tarima donde los niños de San Ildefonso cantan a la suerte.
Para gustos... disfraces
Un traje de cuarenta kilos en monedas de peseta, uno hecho de flores de papel porque "el día de mañana, si me muero, que ya lleve las flores en vida", y una capa bordada con millones de lentejuelas de todos los colores sujetas con hilo de pescar. Son Marcelo, Rufino y Fernando tres amigos que han sido las estrellas del Palacio de Loterías, y que llevan muchos años siéndolo, porque dedican mucho tiempo a pensar cómo vendrán disfrazados este día.
Son muy conocidos por el personal de la casa y no renuncian a ese momento de fama que les proporcionan los medios de comunicación, entrevista tras entrevista, ni a vivir un ambiente que disfrutan como niños, a pesar de lo incómodos que van en sus atuendos.
El Nazareno de la Lotería
Este año han tenido un oponente difícil de vencer: Jesucristo. Este ha sido el disfraz elegido por Iñaki, de Burgos, al que acompaña su amigo Ramón, vestido de monaguillo porque no podía hacer de uno de los doce apóstoles: "Siendo el Hijo de Dios, espero estar un poquito enchufado", explica Iñaki que compró una serie y, junto a Ramón, la ha repartido entre un montón de amigos que están en paro."Nos haría muchísima ilusión porque haría grande a mucha gente de Burgos y de San Sebastián", dice Ramón.
Y más competidores. Uno con un traje lleno de calabazas de distintos tamaños, varios Papá Noel, brujas, ancianos y un hada. Es Lis -hora y media para maquillarse con purpurina y brillar como un hada azul y rosa para atraer a la suerte-. Lleva tres años acudiendo al sorteo, uno de bruja, otro de ángel y éste de hada, y su objetivo es conseguir que toque "algo" en Benidorm. Este año he cambiado de disfraz. el año pasado de payaso y este de vieja. lleva siete años. no me ha tocado un premio importante, pero este año tengo un presentimiento. Juan Antonio de Fregenal de la Sierra, Badajoz.
Pequeños grandes protagonistas
Los otros protagonistas son los niños de San Ildefonso: 22 niños y 12 niñas de diez nacionalidades. Este año han sido los elegidos. Y en el piso de arriba, asomados al salón desde una barandilla, decenas de periodistas y cámaras comentando la jugada por todas las radios y televisiones del país en un espacio que, también un año más, se ha quedado pequeño.
Un bocadillo de jamón serrano, un refresco y la satisfacción de haberlo contado, son la recompensa.
JNP