Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"La revolución digital no ha llegado a su fin"

Los Príncipes de Asturias, en la 31 Conferencia Internacional de Autoridades de Protección de Datos y Privacidad. Foto: EFE.telecinco.es
Martin Cooper está encantado en España. Desde que recibió el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica vive "en una nube" de la que no quiere bajar. Hoy ha sido el encargado de dar la conferencia inaugural del 31 Congreso Internacional de Autoridades de Protección de Datos y Privacidad que se celebra en Madrid. En presencia de los Príncipes de Asturias ha asegurado que aunque se ha avanzado mucho en las tecnologías de la información aún se está en el umbral para "hacer más fácil y segura la vida de las personas" si conseguimos que su coste "disminuya" y así todo el mundo pueda acceder a ella.
"Hemos pasado de llamar a un sitio a llamar a una persona", algo mágico para este ingeniero norteamericano. Una revolución que está aquí para quedarse, pero necesita abaratar sus costes para que llegue de verdad a todo el mundo. Debe de ser "cien veces más barato y que las operadoras permitan todo tipo de aplicaciones en sus redes". Sin eso, no irá más allá de "gente muy ocupada con sus 'blackberrys' y subiendo imágenes a sus redes sociales". Dejando fuera de la revolución tecnológica a los millones de personas que simplemente usan su teléfono para llamar o envíar sms.
Para este hombre, el primero que, en 1973 realizó la primera llamada desde un teléfono portátil a un ingeniero de una empresa competidora para ponerle al tanto de su descubrimiento, la tecnología puede ser muy beneficiosa en áreas donde, de momento, no lo es. Ahora, avisa, "se nos vigila desde la mañana a la noche" con la consiguiente "multiplicidad de datos nuestros que circulan por la Red".
Las personas van dejando "un rastro de bits". Desde el teléfono móvil, con el ordenador o con la tarjeta de crédito. Multitud de bases de información repartidas por el mundo guardan esos datos. Algo que nadie le da importancia hasta el momento en el que tiene problemas. Entonces exige que garanticen la privacidad de sus datos personales.
No obstante, en su opinión, una de las principales áreas de desarrollo de la telefonía será la de la salud "Eso sería una revolución para la sanidad". Los Estados podrían dejar de pagar cantidades ingentes de su PIB para curar enfermedades que podrían prevenirse mediante terminales conectadas a un parche pegado al cuerpo que registre las constantes vitales del usuario y las remita al ordenador de un centro sanitario.
Estos nuevos dispositivos digitales, del tamaño de un pañuelo doblado, permitirán prever un infarto o un ictus antes de que se produzca, con el consiguiente ahorro de costes y mejora para el ciudadano. La tecnología al servicio de la gente, y no al revés.
Vigilancia 24 horas
Cooper, que una vez más ha enseñado su famoso "ladrillo", el Motorola de casi un kilo de peso con el que comenzó la carrera mundial de la telefonía móvil, cree que la misma"además de darnos la libertad de estar en cualquier lugar, entretiene, educa y el futuro será aún más maravilloso". Para ello hay que conseguir controlar que se hace con "todos estos datos que se van a almacenar". La solución, tratar de lograr "un equilibrio entre polos opuestos" para que la revolución que viene beneficie al ciudadano.
Medicina preventiva