Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La AUGC ve "un tanto desmesuradas" las acciones de guardias civiles en la valla de Melilla aunque no son "lo habitual"

Denuncian que tienen que abrir la puerta de la valla de Melilla a los policías marroquíes y sus "prácticas nada propias de esta época"
La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) ve "un tanto desmesuradas" las actuaciones de los agentes la semana pasada tras un salto de inmigrantes a la valla de Melilla, documentadas en vídeo por dos ONG. No obstante, incide en que "no son la práctica habitual", que la percepción sería distinta si se mostrase lo que ocurrió antes, y pide que no se juzgue a todo el cuerpo por "una gota en el mar".
"Ante las imágenes aparecidas recientemente en los medios de comunicación en las que se denuncian agresiones por parte de los guardias civiles a los inmigrantes queremos expresar que aunque estas acciones son un tanto desmesuradas no son la práctica habitual ante los asaltos que se producen a la valla", dice la organización mayoritaria del Cuerpo.
Según explica, no es "razonable ni ético analizar estas imágenes de escasos segundos" cuando ese salto a la valla duró cerca de 16 horas. "Los directivos de AUGC Melilla sabemos perfectamente de lo que hablamos pues nosotros prestamos servicio en el vallado fronterizo y sufrimos los momentos de tensión que allí se viven", dice en un comunicado.
En este sentido, reconoce que "esas imágenes tal y como han sido publicadas no son la forma más correcta de tratar a personas que huyen del hambre, de la desesperación, de la pobreza" y recuerda que los guardias civiles son personas y como tales, se pueden equivocar.
No obstante, pide que se capten también los momentos previos a los saltos, "donde las piedras a modo de lluvia caen sobre suelo español" y los inmigrantes que superan la primera valla "'pasan' por encima" de los agentes, y reivindica que "una gota en el mar no puede dañar la imagen de todo un colectivo que casualmente, jamás ve en medios de comunicación las agresiones que sufre".
"Esas mismas imágenes donde previamente se ha ejercido la fuerza contra los agentes serían del todo correctas en cualquier manifestación de nuestro país. No olvidemos que los inmigrantes están violentando una frontera y que están desobedeciendo las órdenes de los agentes de la autoridad. El problema aquí es que no se produce la detención por lo que la acción del guardia parece más violenta y fuera de lugar de lo que es en realidad", asegura la AUGC.
PRESIÓN POR AGRESIONES, ONG Y JUECES
Asimismo, la organización destaca que los agentes en la zona están sometidos a una presión "extrema" entre las "agresiones" que sufren por parte de los migrantes, las denuncias de las ONG, que "día tras día intentan criminalizar" al colectivo, y "los juzgados que admiten a trámite querellas de ONG acusando a guardias de cometer diversos delitos".
Sobre los inmigrantes, dice que "no dudan lo más mínimo en morder" ni en "apedrear, golpear y lo que sea necesario con tal de evitar ser interceptado", conductas que, asegura, "quedan totalmente impunes pues hoy en día prima más la devolución del inmigrante que la integridad física del guardia". "No podemos ejercer nuestro derecho a denuncia pues siempre son devueltos en el momento por lo que no hay agresor", afirma.
"Además se une el hecho de tener que abrir las puertas del vallado fronterizo a las fuerzas de seguridad marroquíes para que actúen en zona española --el pasillo entre la doble valla que marca la frontera-- con prácticas nada propias de la época en la que vivimos. Tengan claro que los guardias civiles por iniciativa propia nos son los que toman esas decisiones", denuncia.
Por último, la organización destaca el "apoyo incondicional" recibido por la Delegación del Gobierno en Melilla y pide que se materialice en forma de un "protocolo de actuación claro y conciso" para que los agentes se sientan "respaldados jurídicamente" y no tengan que verse "envueltos en procedimientos penales por el cumplimiento de las órdenes verbales" que reciben.