Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abogado del empresario de Cambre (La Coruña) secuestrado avanza que pedirá penas "ejemplares" para "todos" los acusados

Dice que la víctima se encuentra "mal psicológicamente" y subraya que los ocho detenidos participaron "en mayor o menor medida"
El abogado del empresario de Cambre (La Coruña) secuestrado el pasado 18 de enero, -y liberado en Lalín (Pontevedra) seis días después-, avanza que pedirá penas "ejemplares" para "todos" los acusados, según ha manifestado en declaraciones a Europa Press.
El letrado contratado por la familia, José Ramón Sierra, asegura también que su cliente se encuentra "mal psicológicamente" y subraya, respecto a los ocho detenidos, que "todos en mayor o menor medida" participaron en los hechos.
Una vez personados en la causa, el abogado afirma que su intención es hablar primero con la Fiscalía "para coordinar un poco qué quiere hacer", ha explicado.
Por otra parte, afirma que "aparentemente" y, a falta de analizar con detalle las declaraciones de todos los acusados, habría hasta cuatro tipo de delitos a los que se podrían enfrentar. POSIBLES DELITOS
Entre ellos, asegura que están el de secuestro; detención ilegal, lesiones y tenencia ilícita de armas, tras hallarse una pistola en la vivienda del matrimonio de Lalín (Pontevedra) y en cuya propiedad se localizó al empresario maderero secuestrado.
"Son penas que superan los diez años", apunta este letrado, que recuerda que el secuestro implica "más de ocho años"; el de detención ilegal, "de cuatro a seis años" o las lesiones "de dos a cinco años".
Con todo, precisa que aún es pronto para "calificar los hechos" y determinar los delitos que pedirá, finalmente, contra cada uno de los considerados autores del secuestro.
No obstante, sobre esta participación, apunta que solicitará condena para "todos, como coautores". "Todos, en mayor o menor medida, colaboraron en el secuestro", indica tras apostillar que su intención es que "no salga ninguno de la cárcel". "Nos opondremos radicalmente", matiza.
ESTADO DE LA VÍCTIMA
En cuanto al juicio, reconoce que le gustaría que se celebrase con la "prontitud necesaria", pese a que asegura que su cliente se encuentra "mal psicológicamente". También avanza que pedirán una indemnización. "Hay secuelas psíquicas y lesiones", recuerda.
Inicialmente, el juicio debería celebrarse en un juzgado de lo penal, aunque este letrado explica que si las penas que se solicitan superan los cinco años, al menos en uno de los delitos que puedan atribuirse a los acusados, podría celebrarse finalmente en la Audiencia Provincial.
El abogado José Ramón Sierra aclara, por otra parte, sobre las informaciones que apuntaban a la existencia de una deuda de su cliente con los raptores que "no es persona que tenga deudas con nadie". "Ellos le dijeron que iban a por el hermano", recuerda también.
"REPRESALIA"
Al respecto, el presunto líder del secuestro, Jesús Mejuto, es el único que ha admitido en su declaración en el juzgado su papel en lo ocurrido, en la línea de lo que expresó públicamente. Así, ha dicho que intención no era "secuestrar" sino que se trató de "una represalia" por el dinero que "debía" una empresa de la familia del secuestrado a su padre tras la compra y tala de madera.
En la madrugada en la que fue liberado el empresario fueron detenidas siete personas: los dos hermanos Jesús y José Manuel Mejuto, el hijo de uno de ellos, el matrimonio de sexagenarios residente en la casa en cuyo cobertizo mantuvieron al rehén -Miguel Martínez y Ester Silva-, así como su hija y novia de José Manuel Mejuto.
También se detuvo otro hombre, supuestamente amigo de los cabecillas. Al día siguiente se detuvo a un octavo implicado en el rapto. Ese mismo domingo se decretó prisión provisional sin fianza para todos ellos, que ingresaron en la cárcel de Teixeiro, decisión que este miércoles ratificó la jueza del Juzgado de Instrucción Número 1 de Betanzos.