Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Absuelto el presunto asesino de Múgica de colocar una bomba en Zarautz en 2001

El etarra Óscar Celarain, tras su entrega por Francia a las autoridades españolas. EFE/Archivotelecinco.es
La Audiencia Nacional ha absuelto a Óscar Celarain, presunto autor del asesinato del concejal de UPN José Javier Múgica, de colocar un artefacto explosivo en la sede del Instituto Nacional de la Seguridad Social de Zarautz (Guipúzcoa) en 2001, hechos por los que el fiscal pedía tres años de prisión.
Así consta en la sentencia notificada hoy por la sección cuarta de la sala de lo penal de este tribunal, que absuelve a Celarain por no poder considerarle responsable, "en concepto alguno", de un delito de estragos terroristas.
Los magistrados consideran probado que Celarain y Andoni Otegui Eraso -condenado ya por estos hechos a 3 años de prisión y también supuesto autor del asesinato de Múgica- formaban parte del comando etarra "Argala" que actuaba principalmente en Guipúzcoa.
Otegui Eraso, prosiguen, "siguiendo puntualmente las consignas a él dirigidas por la cúpula" de la banda "decidió perpetrar" el atentado de Zarautz.
De esta forma, sobre las 00:10 horas del 19 de septiembre de 2001, colocó un artefacto con unos dos kilos de explosivo compuesto por nitrato amónico, cuya deflagración causó "cuantiosos" daños en el edificio y en los vehículos aparcados en la zona, aunque "afortunadamente" sólo materiales.
El atentado fue reivindicado por ETA el 1 de diciembre de 2001 al diario "Le Journal du País Basque-Euskal Erico Caseta" y reproducido por Gara un día después.
Recuerda la sala que, el 26 de noviembre de 2002, se incautó un escrito a los ex jefes de la banda Juan Antoni Olarra Guridi y Ainhoa Múgica en el que se mencionaba la fecha y el objetivo de ese atentado.
Posteriormente, el 19 de diciembre de ese año, continúa, se practicó otro registro tras la detención del también dirigente de ETA Ibon Fernández Iradi, "Susper", durante el cual se encontraron anotaciones con los detalles de la acción terrorista, como el lugar exacto en el que se colocaría el "tuper con reloj" explosivo "en la esquina de la persiana" del citado edificio.
Celarain y Otegui huyeron en marzo de 2002 a Francia y allí se instalaron en un piso de la localidad de Bagneres de Luchon, donde fueron detenidos en septiembre de ese año.
El tribunal explica que las pruebas presentadas durante el juicio a Otegui Eraso, en junio del pasado año, supusieron un "material idóneo y sobradamente suficiente" para justificar su condena, ya que se demostró que era el autor de los textos manuscritos en los que se precisaban los detalles del atentado.
Precisamente ésta es la "diferencia fundamental" con respecto a Celarain, en cuya vista, que tuvo lugar el pasado 20 de julio, también se volvió a probar que su compañero era el autor del texto y no él.
Subrayan asimismo que todas las "explicaciones y deducciones" aportadas por un policía durante el juicio sobre la pertenencia de Celarain al "comando Argala" y su participación en distintas acciones dentro del mismo "son ajenas a los hechos enjuiciados", por lo que no se puede inferir su intervención en el atentado de Zarautz.