Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Agricultores europeos lamentan que la UE no haya extendido el permiso del glifosato

El Comité de Organizaciones Agrarias y de Cooperativas Europeas (Copa-Cogeca) ha lamentado que los países de la Unión Europea hayan aplazado la votación para extender o no la autorización del glifosato, un principio activo utilizado en muchos herbicidas, que expira el próximo 20 de junio.
El Comité Permanente de Plantas, Animales, Alimentos y Piensos (PAFF por sus siglas en inglés), en la que están representados a nivel de expertos los socios comunitarios, se ha reunido a lo largo de este miércoles y este jueves para discutir la última propuesta de la Comisión Europea, que defendía extender la autorización de esta sustancia durante nueve años, hasta 2025.
No obstante, el Ejecutivo comunitario ha informado de que, al no existir una mayoría cualificada entre los países de la UE a favor de esta propuesta, no ha tenido lugar el voto. "La Comisión ha dejado claro que no procedería sin una mayoría cualificada sólida. Dado que fue obvio que no se alcanzaría una mayoría cualificada, el voto no tuvo lugar", ha apuntado Bruselas.
Por ello, el secretario general de Copa-Cogeca, Pekka Pesonen, ha señalado que la organización esperaba que los expertos de los Estados miembros dieran su aprobación a una ampliación de la licencia para el glifosato, después de que la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) haya descartado que la exposición a este compuesto pueda causar cáncer en humanos.
Así, Copa-Cogeca ha recordado que se trata del herbicida más utilizado en la UE y que está disponible en todos los Estados miembros a un precio asequible, de tal forma que, si se retirase la autorización, los agricultores europeos se encontrarían en una situación de desventaja frente a sus competidores y se pondría en peligro la lucha contra el hambre y la malnutrición.
De la misma forma, la organización ha resaltado que el control químico es también "esencial" en muchas prácticas agrícolas para apoyar la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y la erosión del suelo.