Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un tercio de la población tiene halitosis y no lo saben, ¿serás tú uno de ellos?

Mal olorGTRES

El mal aliento, uno de los problemas de higiene que más inquieta a los habitantes del planeta. Y es que, la halitosis es una 'epidemia' silenciosa que llega a afectar hasta un tercio de la población, sin que ellos lleguen nunca a saberlo.  Una conclusión a la que ha llegado el 'Congreso de la Salud Bucal' que se ha celebrado recientemente en Valencia. 

Alrededor de un tercio de la población tiene problemas de halitosis, aunque muchos lo desconocen, según se ha puesto de manifiesto durante el 'Congreso de la Salud Bucal', que estos días se celebra en Valencia, donde se ha recordado que al menos el 90 por ciento de los casos tienen su origen en la propia boca.
Ahora bien, aunque no existen datos epidemiológicos específicos de España, se estima que la prevalencia de la halitosis varía entre un 10-30 por ciento. "En general, se trata de un problema frecuente, infradiagnostico e infratratado", ha detallado coautora del informe SEPA sobre 'Halitosis', Silvia Roldán.
Y es que, tal y como ha señalado, hay muchas personas que tienen mal aliento que no son conscientes de su problema y hay otras que viven obsesionadas con una halitosis "imaginaria" que no puede ser confirmada. Por ello, a su juicio, es "altamente" probable que los casos de halitosis verdadera estén "realmente infradiagnosticados e infratratados ya que "uno mismo siempre es el peor evaluador de su propio aliento".
Generalmente, la halitosis alude al conjunto de olores desagradables u ofensivos que emanan de la cavidad bucal independientemente de cuál sea su origen. Asimismo, y al contrario de lo que se asume generalmente, la halitosis es casi siempre consecuencia de una deficiente salud bucodental.
Vigilar la boca, reducir el estrés o mejorar la respiración, formas de reducir la halitosis
La gran mayoría de las causas que están detrás del mal aliento no hay que buscarlas en el estómago, sino en la boca, puesto que en un 90 por ciento de los casos de halitosis, el origen está en la cavidad bucal y más de la mitad de ellos están estrechamente vinculados con enfermedades de las encías.
Además, aproximadamente el 60 por ciento de los casos de las halitosis genuinas o verdaderas de origen oral se asocian con algún tipo de patología periodontal, que en sí mismos son un problema de salud que debe ser tratado.
En cuanto al 10 por ciento de casos restantes, que son atribuibles a una causa extra-oral, la experta ha informado de que se sabe que mayoritariamente son consecuencia de una patología otorrinolaringológica. Dicho esto, ha explicado que las causas más frecuentes de halitosis intra-oral son el 'biofilm' que se forma en el dorso de la lengua, la presencia de patología periodontal o una combinación de ambos.
"También hay que tener en cuenta otra serie de factores modificadores que pueden influir también en la aparición de la halitosis, como son la cantidad y calidad de saliva presente en la boca, la respiración bucal o el estrés, entre otros", ha argumentado.
Vacunas y productos naturales, los nuevos tratamientos esperanzadores
La experta recomienda a las personas preocupadas por su aliento que acudan a una consulta de un profesional de la salud oral. "Por medio de cuestionarios específicos, exploración bucal y periodontal, exploración de la lengua, evaluación organoléptica y con detectores de gases se llega, en la gran mayoría de los casos, a un diagnóstico preciso de las causas concretas de cada caso, lo que permite poner en marcha un tratamientos más específico y eficaz para cada paciente", ha señalado.
Finalmente, la doctora ha aseverado que el tratamiento de la halitosis intra-oral tiene como objetivos reducir los números totales de bacterias odorigénicas y la cantidad de sustratos proteicos disponibles, así como la neutralización de los compuestos sulfurados volátiles responsables del mal olor.
"Existen nuevas estrategias terapéuticas para hacer frente a la halitosis que están siendo evaluadas en investigación, como probióticos, proteasas, vacunas, productos naturales, con resultados prometedores. Sin embargo, todavía es pronto para poderlos utilizar en el tratamiento de estos pacientes con resultado predecible", ha zanjado Roldán.