Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Alta Comisionada de la ONU pide a los países que acepten a presos de Guantánamo

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos (ACDH), Navanethem Pillay, en una imagen del pasado 22 de marzo. EFE/Archivotelecinco.es
La Alta Comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Navi Pillay, hizo hoy un llamamiento a la comunidad internacional para que acepte presos del centro penitenciario de Guantánamo y así poder clausurar cuanto antes la prisión.
"Urjo a los países de todo el mundo a que ofrezcan residencia a los prisioneros de Guantánamo para que la prisión pueda ser cerrada", dijo Pillay en una rueda de prensa.
La mayoría de los presos fueron capturados en Irak y Afganistán en el marco de la guerra contra el terrorismo lanzada por el ex presidente estadounidense George W. Bush tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.
El actual presidente estadounidense, Barak Obama, firmó el 22 de enero una orden ejecutiva para cerrar en el plazo de un año la prisión, desde entonces se están estudiando las diversas vías para hacerlo, dado que los presos, que aún están detenidos, tienen que ser ubicados en otro lugar.
Al ser detenidos como combatientes ilegales -un vocablo inventado por la administración Bush y que no ampara la Convención de Ginebra- algunos detenidos a los que se considere inofensivos podrían ser puestos en libertad en territorio de EEUU, otros podrían ser sometidos a juicio civil en ese mismo país y otros enviados a sus países de origen para una potencial rehabilitación.
Sin embargo, hay otros detenidos que no pueden ser devueltos a sus naciones de origen porque podrían ser torturados, por lo que necesitan un país que los acoja, y es ahí donde se precisa la ayuda internacional.
"Es un acto de derechos humanos, por eso pido colaboración internacional", agregó Pillay.