Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Andalucía reclama al Gobierno la retirada del anteproyecto de ley porque "criminaliza a las mujeres"

La consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, María José Sánchez, ha reclamado este lunes al Gobierno la retirada del anteproyecto de ley del aborto, cuyo "fundamental retroceso" es, según ha dicho, que "quita la capacidad de decisión a las mujeres sobre su propia maternidad" y las "criminaliza" al estar planteado desde el ámbito penal.
Sánchez Rubio ha participado este lunes en Santa Fe (Granada) en un acto público junto al secretario general de Juventudes Socialistas de Andalucía (JSA), José Carlos Durán, y a su homólogo provincial, Samuel Peña, en el que ha mostrado su rechazo y "malestar" ante el citado anteproyecto de ley, que supone un "retroceso de más de 30 años", al "anticiparse a la ley del 85".
Para la consejera, este anteproyecto supone "un importante retroceso en los derechos que criminaliza a las mujeres" porque se plantea "desde el ámbito penal y no desde el ámbito de la salud sexual y reproductiva y desde la decisión de las mujeres sobre su propia maternidad".
"Lo más importante que tiene que hacer el Gobierno es retirar el anteproyecto, que no se tramite porque cualquier reforma que se haga de una ley avanzada como la que tenemos de salud sexual y reproductiva y de interrupción voluntaria del embarazo sería dar marcha atrás a los derechos que tienen las mujeres para decidir sobre su propia maternidad", pese a ser algo "tan decisivo para su vida", ha señalado.
En el mismo sentido se ha pronunciado el secretario general de Juventudes Socialistas de Andalucía (JSA), José Carlos Durán, quien ha presentado la campaña de este colectivo que pretende mostrar el rechazo a este anteproyecto de ley porque "va a derogar una ley socialista que aseguraba los derechos de la mujeres y que estaba funcionando bien", pues garantizaba "la educación para informar a los jóvenes, la prevención de los embarazos no deseados y establecía un sistema de plazos que aseguraba el derecho de las mujeres a decidir sobre su propia maternidad".