Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aparece en Jaén el segundo lince atropellado en lo que va de 2014, lo que WWF tilda de "desastre" y de "dramático"

De seguir con estos incidentes, se puede, a juicio de los ecologistas, "tirar por tierra todo el programa"
El cadáver de un lince ibérico macho, radiomarcado y de casi dos años de edad, ha aparecido esta semana en la línea ferroviaria Linares-Alcázar de San Juan, en pleno corazón de Guarrizas (Jaén), en lo que supone la aparición del segundo ejemplar de esta especie fallecido por atropello --en esta ocasión, de tren-- en las apenas dos semanas transcurridas del año 2014.
El animal ha sido trasladado al Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre (CAD) de la Junta de Andalucía, donde se le está practicando la necropsia para verificar la causa de la muerte. En este sentido, el responsable del Proyecto LIFE+Iberlince por WWF, Ramón Pérez de Ayala, ha declarado a Europa Press que la situación es un "desastre" que "ya toma un cariz dramático".
Y es que Andalucía acaba de dejar atrás un año que se ha convertido en el que más atropellos ha registrado en la historia de los proyectos de recuperación, rondando la quincena, un hecho que cabe atribuirse en parte a la expansión "exponencial" de la especie. "No han pasado ni diez días del nuevo año y ya ha habido dos muertes por atropello", ha lamentado, en referencia a otro ejemplar, recientemente muerto por esta causa en la N-420, en la zona de Azuel (Córdoba).
Si a esta situación se le suman otras problemáticas, como las relacionadas con el conejo como principal fuente de alimento de los linces, Pérez de Ayala considera que ello "puede tirar por tierra todo el programa que estamos desarrollando para su conservación".
WWF ha señalado que, en este caso concreto, "podrían solucionarse muchos problemas" con el vallado de la zona, que cuenta con taludes muy pronunciados, lo que causa que los animales se metan y no puedan salir. A pesar de todo, el Ministerio de Fomento "sigue sin reaccionar, cuando no pedimos ninguna barbaridad, se haría con cuatro duros que podrían incluirse en las actuaciones de mantenimiento".
Por ello, el colectivo ecologista apunta a acciones de presión "más duras" contra Fomento, habida cuenta de que ya se cuenta con información sobre esta zona, "donde se detecta el atropello de muchísimos animales". Frente a todo ello, la administración estatal "tiene muy buenas palabras, pero ya hace un año que estamos de reuniones sin que hagan nada".
Recuerda Pérez de Ayala que, en lo tocante a la Junta de Andalucía, copartícipe junto con otras administraciones y los propios ecologistas de una comisión creada para prevenir este tipo de incidencias, "por lo menos han visitado las zonas para ver qué había que hacer". Y es que puntos como la Nacional IV en Andújar (Jaén) son "un coladero no sólo para los linces, sino para otros animales, poniendo incluso en peligro vidas humanas", ha concluido.