Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asia Bibi, cristiana pakistaní condenada a muerte, recurrirá al Tribunal Supremo de su país

La cristiana pakistaní condenada a muerte Asia Bibi recurrirá al Tribunal Supremo, tercer y último nivel de la justicia pakistaní, después de que instancias judiciales hayan rechazado este jueves el procedimiento de apelación que se ha celebrado tras numerosos aplazamientos, según informa HazteOir.org citando fuentes cercanas a la familia a la defensa.
Según las mismas fuentes, durante la vista una veintena de mulás se reunieron y esto "pudo presionar a los jueces" de tal forma que se cancelaron el resto de juicios previstos para tomar la decisión, que estuvo precedida de un tenso silencio por parte de los presentes. Ahora, el plazo para apelar el fallo ante el Tribunal Supremo de Pakistán es de 30 días.
Mientras, Asia Bibi, desde su cárcel de Multán, afronta su sufrimiento con fe: "Me veo en la Cruz de Cristo, en la certeza de que muchos hermanos y hermanas en todo el mundo están cerca y están rezando por mí. Rezo y espero que un juez reciba la luz de Dios y tenga la valentía para ver la verdad", ha afirmado.
MasLibres.org, de la plataforma HazteOir.org, mantiene activa la campaña por Asia Bibi, en la que piden al presidente de Pakistán su liberación.
Además, una delegación integrada por el presidente de HazteOir.org, Ignacio Arsuaga, y el portavoz de MasLibres.org, Miguel Vidal, viajó al país el pasado mes de mayo para tratar de agilizar el proceso y entrevistarse con su familia y abogados en Lahore.
La plataforma recuerda que la presión internacional fue decisiva para la liberación de Meriam Ibrahim, tras haber sido condenada a muerte en Sudán, como lo fue también para lograr la libertad de Youcef Nadarkhani en Irán, en 2011.