Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asociaciones del cigarrillo electrónico ven intereses económicos detrás del informe de la OMS

La Asociación Nacional del Cigarrillo Electrónico (ANCE) y la Asociación Nacional Española de Vapeadores (ANEV) ven motivos comerciales y económicos, por parte de organizaciones médicas y farmacéuticas, detrás del informe de la Organización Mundial de Salud (OMS) donde pide a los Estados miembros medidas regulatorias más estrictas sobre el cigarrillo electrónico.
Desde ANEV, su presidente Pedro Cátedra acusa directamente a las farmacéuticas, que "como no controlan la producción del cigarro electrónico pues no es un método para dejar de fumar. Cuando lo controlen serán ellas mismas las que promuevan que sí es un método para dejar de fumar".
Por eso, para la OMS, "la vara de medir es diferente", señala a Europa Press, recordando que existen numerosos estudios que han demostrado mayor efectividad para dejar de fumar que, por ejemplo, los parches de nicotina.
Por su parte, ANCE se señala a la comunidad médica, argumentando que "no les interesa que el 'e-cig' siga su evolución". "No se trata de motivos de salud, sino de motivos puramente comerciales y económicos".
"Desde nuestro punto de vista, el cigarrillo electrónico podría convertirse en una alternativa menos dañina al tabaco, en una herramienta más en la lucha contra el tabaquismo, y podría ser parte de la solución en la lucha contra el tabaquismo y no del problema", explica la patronal.
A pesar de todo, "seguimos siendo atacados sin piedad por una parte de la comunidad médica a través de una campaña de desprestigio y desinformación que está generando en el consumidor desconfianza y miedo por el producto, y a los profesionales de este segmento, nos está causando mucho daño", añaden.
Desde ambas organizaciones recuerdan que innumerables estudios e informes de la comunidad científica internacional que han dedicado sus esfuerzos para estudiar el producto y analizar su repercusión en el organismo, asimismo hay controversia dentro de la comunidad médica. Por tanto, añade Cátedra, ya existen "como pide la OMS" informes suficientes que muestran sus beneficios como terapia para dejar de fumar.
A pesar de todo, añaden desde ANCE, "seguimos siendo atacados sin piedad por una parte de la comunidad médica a través de una campaña de desprestigio y desinformación que está generando en el consumidor desconfianza y miedo por el producto, y a los profesionales de este segmento, nos está causando mucho daño".
MEDIDAS A DEBATE
La OMS ha emitido este martes el esperado informe sobre el uso y regulación de los cigarrillos electrónicos, donde pide a los países miembros mayores medidas regulatorias sobre estos dispositivos y los líquidos que los rellenan; así como la prohibición de su uso en establecimientos cerrados, y un mayor control de la publicidad y la venta a menores.
Asimismo, pide prohibir publicitar estos productos usando reclamos como que el uso de estos dispositivos pueden ayudar a la gente a dejar de fumar; al menos hasta que proporcionen "una evidencia convincente y científica" que apoye esa teoría, y obtengan la reglamentación necesaria.
Sobre las medidas, Cátedra afirma que "se trata de medidas restrictivas que en muchos casos tenemos muy claras", señala en apoyo al mayor control de los líquidos, o medidas como la venta a menores.
Respecto a los productos que se usan para vapear, aboga por un "registro controlado con un sello de calidad y licencias concretas" por alguna agencia reguladora, de modo que todos los productos que lleguen al mercado sean aptos para su consumo y tengan una reglamentación que garantice su comercialización, acabando así con la llegada de líquidos asiáticos, "que no tienen ningún control en base a una normativa laxa de ese país".
También están a favor de controlar la venta a menores de edad, de hecho su asociación ha emitido un sello para sus afiliados que muestra su limitación de uso a menores, salvo en caso de autorización del padre o tutor. "Yo si pillo a mi hijo fumando preferiría que fuera un cigarrillo electrónico", afirma, dejando claro que lo adecuado es que no sea consumido por un menor.
PROHIBICIÓN EN ESPACIOS CERRADOS
Por el contrario, califica de "burrada" que se prohíba su uso en espacios cerrados. "Muchas personas lo usan en su lugar de trabajo y esta demostrado que son más productivas", afirma Cátedra, al tiempo que recuerda que "la cantidad de nicotina que llega en el ambiente esta por debajo de los parámetros que podrían suponer un impacto para la salud".
"No hay fumador pasivo en los lugares cerrados porque no hay impacto para la salud del vapor en el ambiente", reitera, y, por lo tanto, "no se puede equiparar la regulación del cigarrillo al tabaco porque no son el mismo producto".
En cuanto a la publicidad y promoción, recuerda que "si el fumador pasivo no existe no tiene sentido unas medidas que restringen la libertad de las personas que deciden usarlo".
Por su parte, desde ANCE defienden "por encima de todo" la seguridad y la salud de los consumidores, y en base a eso recuerdan que han "construido y trabajado" en España "para conseguir hacer del cigarrillo electrónico un sector regulado, coherente y seguro, con productos de calidad, protegiendo siempre a los menores".
En este sentido, destaca la puesta en marcha de la Guía de Autorregulación. "Nos adelantado a la normativa para hacer del 'e-cig' un sector más profesional, estable, coherente y ordenado. Nuestro fin, en este sentido, es contribuir a alcanzar una competitividad equilibrada, una alta calidad en el producto y una mayor protección para los consumidores. Asimismo, esta normativa europea se complementa con nuestra regulación nacional".
"Nuestro compromiso con la protección del consumidor es total y por ello seremos la primera asociación sectorial en Europa que proactivamente va a adelantar las disposiciones específicas de la Directiva Europea, posicionando a España a la cabeza de Europa en materia de protección del consumidor", concluye la patronal.