Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AstraZeneca y Moderna Therapeutics colaborarán en el desarrollo de terapias basadas en el ARNm para el cáncer

AstraZeneca, junto a su división internacional de investigación y desarrollo de productos biológicos MedImmune, y Moderna Therapeutics han firmado un acuerdo de colaboración para el descubrimiento, desarrollo y comercialización conjunta de potenciales terapias basadas en el ARN mensajero (ARNm) para el tratamiento de distintos tipos de cáncer.
Esta unión se suma al acuerdo anunciado por las compañías en 2013 para el desarrollo de 'mRNA Therapeutics' en el tratamiento de enfermedades cardiovasculares, metabólicas y renales, así como dianas específicas en oncología.
"Celebramos poder ampliar nuestra relación con Moderna con esta nueva colaboración, para explotar el potencial que ofrece la tecnología pionera del ARN mensajero en el desarrollo de nuevos tratamientos para los pacientes con cáncer", ha comentado el CEO de AstraZeneca, Pascal Soriot.
En concreto, la colaboración combinará los conocimientos especializados de MedImmune en ingeniería de proteínas y biología del cáncer con la plataforma de ARNm de Moderna. Y es que, los tratamientos basados en el ARNm constituyen un enfoque terapéutico "innovador" que permite al organismo producir proteínas terapéuticas 'in vivo', con lo que se permiten nuevas opciones de tratamiento para una gran diversidad de enfermedades que hoy en día no se pueden combatir con las tecnologías existentes.
DOS PROGRAMAS DE INMUNO-ONCOLOGÍA
Según los términos del nuevo acuerdo, AstraZeneca y Moderna colaborarán en dos programas específicos de inmuno-oncología basados en datos preclínicos alentadores, incluida la farmacología en modelos tumorales.
Además, Moderna financiará y será responsable del descubrimiento y el desarrollo preclínico de posibles productos, con la finalidad de desarrollar una molécula para la que pueda presentarse una solicitud de nuevo fármaco en investigación (IND por sus siglas en inglés) en cada uno de estos dos programas. Las actividades de Moderna estarán dirigidas por su filial orientada a la oncología, Onkaido.
AstraZeneca será responsable del desarrollo clínico inicial, dirigido por MedImmune, y compartirá con Moderna los costes de las últimas etapas del desarrollo clínico. Las dos empresas comercializarán conjuntamente los productos resultantes en Estados Unidos con un esquema de reparto de beneficios al 50-50. AstraZeneca dirigirá las actividades de comercialización fuera de Estados Unidos, y Moderna recibirá royalties escalonados hasta cifras sustanciales de dos dígitos en las ventas realizadas fuera de Estados Unidos.
"Desde el acuerdo estratégico original alcanzado por nuestras compañías en marzo de 2013, la relación de Moderna con AstraZeneca ha sido muy fructífera. Este nuevo acuerdo con AstraZeneca demuestra la eficacia de la relación ya existente entre nosotros y el poder de nuestra tecnología del ARNm. Estamos satisfechos de estrechar nuestra relación con AstraZeneca y MedImmune con esta importante iniciativa, y estamos impacientes por empezar a trabajar de inmediato en nuestros nuevos programas conjuntos de inmuno-oncología", ha apostillado el CEO de Moderna, Stéphane Bancel.
En virtud del acuerdo estratégico original alcanzado entre las compañías, AstraZeneca se reserva el acceso exclusivo para seleccionar cualquier objetivo de su elección en el campo de las enfermedades cardiometabólicas, así como para seleccionar objetivos en oncología, durante un período de hasta cinco años para su desarrollo posterior en ARNm. Varios proyectos están pasando ya a la fase del desarrollo clínico en virtud de dicho acuerdo, y está previsto que se inicie un primer ensayo clínico a finales de 2016.