Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barcelona 92, los Juegos Olímpicos 25 años después

Barcelona recuerda este martes el 25 aniversario de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 1992.  El acontecimiento demostró la capacidad de nuestro país para organizar de una forma brillante el mayor evento deportivo del mundo.  El certero lanzamiento del arquero Antonio Rebollo inauguró la fiesta deportiva que vieron millones de personas de todo el mundo. Toda España se volcó con unos Juegos Olímpícos que hizo suyos. Y Barcelona y sus gobernantes procuraron que el histórico acontecimiento también fuera de todos los españoles...
En entonces príncipe de Asturias, ahora Rey de España, ejercía de abanderado entre los aplausos del público.
El mismo público que desde las gradas saludaba a los espectadores de Barcelona, de España y del resto del planeta.
El mismo público que recibía con aplausos a los Reyes de España y escuchaba con respeto el himno catalán, con el mismo respeto que también escuchaban el himno de España. Un país que aquel verano del 92 reclamaba su espacio internacional con muestras de concordia y modernidad hasta entonces inimaginables. La Exposición Universal de Sevilla, la capitalidad cultural europea de Madrid y esos Juegos Olímpicos de Barcelona hicieron soñar aquel verano del 92 que otra España era posible.