Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas quiere leyes más duras contra el tráfico y consumo de drogas de síntesis en la UE

Estudia opciones como el embargo de bienes y sanciones penales
La Comisión Europea ha dado hoy el primer paso para revisar las normas europeas en materia de lucha contra la droga y ha reclamado a los Estados miembros coordinación para impulsar leyes más duras para frenar el tráfico y consumo de las nuevas drogas de síntesis que están llegando al mercado europeo.
La vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de Justicia, Viviane Reding, ha pedido una respuesta "contundente y decidida" de la Unión Europea contra este tipo de drogas de laboratorio, cuya presencia cada vez es mayor y crece "a un ritmo sin precedentes". Por ello ha apostado por una "acción concertada" de los Estados miembros para "cortar el suministro de drogas y reducir la demanda", que incluya también la opción de "sanciones penales disuasorias".
Entre las principales medidas que Bruselas quiere impulsar figura un endurecimiento de la legislación comunitaria en materia de nuevas sustancias psicotrópicas para que la UE pueda prohibir temporalmente o tomar medidas contra la venta de estas drogas en Internet de manera rápida.
También propone introducir medidas penales contra el narcotráfico transfronterizo, para lo que el Ejecutivo comunitario quiere redefinir los delitos y sanciones e introducir obligaciones de notificación más estrictas entre los Estados miembros.
Otras novedades propuestas por Bruselas son reforzar el control sobre los químicos utilizados en la producción de drogas, privar a los traficantes de drogas de sus ganancias económicas con medidas como el embargo de bienes implicados en casos graves y favorecer una mayor cooperación internacional con países terceros considerados puerta de entrada de la droga a Europa.