Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CCOO atribuye a la cercanía de elecciones la nueva acogida de refugiados en España

Comisiones Obreras considera "sorprendente" la "lentitud" con la que a su juicio el Gobierno está actuando para cumplir sus compromisos con Europa en materia de acogida de refugiados y lo relaciona con "la cercanía de las próximas elecciones" y "las críticas" tanto de la ciudadanía como de las instituciones comunitarias sobre su gestión.
En un comunicado al hilo de la llegada de 20 refugiados procedentes de Grecia con los que España ha acogido a 38 de los 16.000 que le corresponden, el sindicato incide también en "el secretismo con el que el Gobierno está actuando en materia tan sensible".
Afirman que "la falta de información a las organizaciones sindicales y sociales se ha convertido en norma habitual y solo se conocen las decisiones una vez tomadas y anunciadas con una clara intención electoralista, e intentando aparentar una preocupación que su comportamiento real desmiente a diario".
Por otra parte, se refieren al desalojo del campamento improvisado por refugiados en Idomeni, junto a la frontera de Macedonia, que ha emprendido el Gobierno griego de Alexis Tsipras y afirma que "no se produce para conceder a estas 8.500 personas su solicitud de asilo, sino para trasladarlas a otros campos habilitados por el ejército, que más parecen campos de detención que de refugio".
"Las condiciones en las que se ha producido el desalojo, con la prohibición de acceso a los medios de comunicación y la participación de cerca de 1400 policías, lleva a pensar que este se ha realizado de forma no pacifica. Sobre todo conociendo los ataques que en días anteriores se han producido por parte de la policía, utilizando medios antidisturbios y gases lacrimógenos contra personas indefensas, mayoritariamente mujeres y niños", denuncia el sindicato.
Por todo ello, CCOO denuncia que a la Comisión Europea y a los Estados miembros "parece preocuparles más la visibilidad de los refugiados ante la ciudadanía que resolver realmente su situación". "Es llamativa la lentitud para tramitar sus solicitudes y dar una acogida digna a las personas que llegan y al mismo tiempo la rapidez y contundencia que se utiliza para proceder a su desalojo en unos casos y directamente su expulsión en otros", sentencia.