Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una alumna del CEU inventa un sensor para facilitar el uso del ordenador a los enfermos de parálisis cerebral

La alumna de tercer curso de la doble titulación en Ingeniería Biomédica e Ingeniería de Telecomunicación de la Universidad CEU San Pablo, Estrella Fernández Giménez, ha diseñado un prototipo de sensor de electromiografía (EMG), con el fin de que ofrezca a los enfermos de parálisis cerebral un nuevo mecanismo para manejar un ordenador, como alternativa al ratón.
El sensor, sencillo y económico, "permite adquirir la señal eléctrica generada por el músculo esquelético, filtrarla de ruido que pueda contener, amplificarla y rectificarla". Finalmente, empleando un procesador Arduino, el sensor puede enviar vía 'Bluetooth' la señal a un 'tablet' o 'smartphone'. El detector se alimenta con dos pilas de nueve voltios y para construir el sensor completo, "tan sólo son necesarias unas decenas de euros", han señalado desde el centro universitario.
La electromiografía (EMG) es una técnica de registro de la actividad eléctrica generada por el músculo esquelético. Esta señal puede adquirirse de manera no invasiva utilizando electrodos superficiales y permite obtener información sobre el estado de salud de los músculos, así como su nivel de rendimiento físico. Se trata de un parámetro fisiológico empleado a menudo para monitorizar el rendimiento de los deportistas de élite, así como en fisioterapia para la rehabilitación de músculos.
Cuando cursaba primero, Estrella colaboró con otro estudiante en el diseño de un electrocardiograma como proyecto de fin de carrera. El pasado mes de julio, la joven decidió aprovechar el verano haciendo prácticas en Ingeniería Biomédica. Antes de terminar el curso, visitó las instalaciones del Centro de Automática y Robótica del CSIC (CAR), donde trabaja el grupo de Ingeniería Biomédica del CSIC. Allí contactó con el profesor de la Universidad CEU San Pablo Rafael Raya, con el que comenzó a hacer prácticas y quien ha dirigido el proyecto.