Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La técnica CGHarray analiza embriones y mitiga efectos negativos de embarazos de mujeres mayores

Un estudio científico realizado por el Centro Médico de Reproducción Asistida de Valencia (CREA) concluye que el uso de la técnica CGHarray, que permite estudiar los 24 cromosomas del embrión de forma rápida y eficiente, mitiga los efectos negativos de los embarazos en edades avanzadas.
A pesar de los avances que hay en las técnicas de reproducción asistida, las tasas de embarazo que se logran con Fecundación in vitro en mujeres a partir de los 38 años son inferiores que las obtenidas en mujeres más jóvenes ya que se obtienen menos embriones, de más baja calidad y con mayor incidencia de aneuploidías (alteración en el número de los cromosomas), según ha explicado en un comunicado el centro.
El Screening genético preimplantacional (SGP) permite analizar en los embriones obtenidos por fecundación in vitro las anomalías cromosómicas y transferir al útero materno embriones euploides, es decir, con el número correcto de cromosomas.
La técnica utilizada para el SGP a partir de 1997, llamada FISH, permitía el estudio de una serie limitada de cromosomas que están implicados en los abortos pero, otros muchos, quedaban sin estudiar. Con el tiempo se ha desarrollado una nueva técnica denominada CGHarray, que permite estudiar los 24 cromosomas del embrión de forma rápida y eficiente.
El uso de esta técnica en pacientes de edad avanzada que realizan una fecundación in vitro aumentan las tasas de embarazo y reducen las de aborto al permitir una selección de embriones sin aneuploidías para su transferencia al útero.
Pero hay que tener en cuenta que el SGP no puede "curar" al embrión, es decir, si presenta una alteración en el número de sus cromosomas no puede ser reparado, por lo que si todos los embriones de la pareja están afectos de alguna alteración, no se podrá obtener ningún embrión "sano" para poder transferir.
ESTUDIO
CREA ha revisado todos los casos de SGP con CGHarray en pacientes con mal pronóstico por tener edad avanzada (más de 40 años) o abortos de repetición (más de 2 abortos) o fallo de implantación (transferencia de 4 em-briones de buena calidad sin lograr gestación) y ha concluido que el uso del CGHa permite mitigar el efecto de la edad materna sobre las tasas de embarazo y aborto.
Los resultados del estudio, presentados en el congreso de la Sociedad Española de Fertilidad, demuestran que efectivamente, en los casos en los que tras aplicar la técnica de SGP por CGHa se consigue transferir embriones euploides, es decir, con el número correcto de cromosomas, las tasas de implantación, gestación y aborto en mujeres de edad avanzada se igualan a las de mujeres de menor edad, según las mismas fuentes.
Los datos coinciden con otros publicados a nivel nacional e internacional que confirman este efecto beneficioso del uso del SGP con CGHa en mujeres de edad avanzada. CREA aplica la técnica de SGP mediante CGHa en pacientes de mal pronóstico desde el año 2011 y a finales de 2013 revisaron los efectos.
En la actualidad se siguen desarrollando nuevas técnicas para simplificar y mejorar el screening genético preimplantacional. La combinación de métodos específicos para el cultivo embrionario hasta el estadio de blastocisto, junto a nuevos procedimientos basados en la utilización de la tecnología Láser para la biopsia de los blastómeros, permite mejorar aún más las opciones de embarazo.