Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cañete cifra en 300 millones el precio de la finca la Almoraima, ubicada en el parque de Los Alcornocales (Cádiz)

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha trasladado este miércoles a la consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, María Jesús Serrano, que el precio de salida de la finca la Almoraima, ubicada en Castellar de la Frontera (Cádiz), será de 300 millones de euros, según ha explicado la segunda en declaraciones a los periodistas en Madrid.
Preguntada por si existen compradores interesados en la finca, la consejera andaluza ha dicho que Arias Cañete, con el que ha mantenido un encuentro en el Ministerio, le ha trasladado que "no son españoles" y que "no saben" si la finca se llegará a vender cuando salga a licitación porque "el precio es alto, son 300 millones de euros de salida".
El de esta finca pública de 15.000 hectáreas, la mayoría de las cuales están ubicadas en el Parque Natural de Los Alcornocales, ha sido uno de los temas en los que las posturas de ministro y consejera "no han coincidido" ya que "el ministro entiende que La Almoraima tiene que salir a la venta y no ha aceptado la petición de que no la venda y que nos la ceda a la Junta para que la gestionemos nosotros", ha subrayado Serrano.
En esa misma línea, la consejera andaluza ha proseguido señalando que la decisión de vender el espacio "es una pena porque es un patrimonio natural público del que no debe desprenderse el Estado".
Así, ha dicho que de la misma manera que no se plantea que "haya que vender la Alhambra de Granada u otros monumentos nacionales, tampoco debería de venderse una finca emblemática, dentro de un Parque Natural y con una situación privilegiada para un desarrollo sostenible y para una gestión pública".
De esa forma, ha insistido en que se puede hacer una gestión pública "rentable sin desprenderse de ese patrimonio que es de todos los españoles".