Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El alcalde de Carboneras (Almería) afirma que la decisión sobre el Algarrobico "cercena el futuro de la comarca"

El alcalde de Carboneras (Almería), el independiente Salvador Hernández, ha lamentado este jueves la decisión adoptada por el Tribunal Supremo tras declarar los terrenos en los que se asienta el hotel de El Algarrobico como no urbanizables, de modo que si bien ha aclarado que "respeta" la decisión de la justicia, esta misma "cercena el futuro esperanzado de la comarca".
En declaraciones a Europa Press, el regidor, quien siempre ha defendido la legalidad del hotel y ha apostado por su apertura para dinamizar la economía local, ha asegurado que al final el inmueble "no ha traído ni riqueza ni bienestar" al municipio, de manera que ahora se quedará como "algo estéril".
"Los ciudadanos y los potenciales trabajadores no entienden de sentencias, si no que ven un establecimiento que estaba prácticamente terminado, que se paralizó y que ha hecho una daño terrible" ha apuntado el primer edil carbonero, quien ha destacado que "mediáticamente" el hotel también ha sido perjudicial para el pueblo.
Hernández, quien ha recordado que dentro de tres días se cumplirán diez años desde que frenaron las obras, se ha preguntado qué pasará ahora con el edificio, que cuenta con una licencia de obras declarada legal por el tribunal. "Una cosa es la sentencia y otra es el derribo, yo creo que esto va para largo", ha opinado.
Igualmente, ha explicado que aún "quedan muchas cosas por decidir" sobre este asunto, como "una potencial indemnización a la empresa" o "de quién es el terreno" en el que se instala el inmueble de una veintena de plantas y 411 habitaciones que promovió Azata.
El Supremo ha estimado los recursos de Greenpeace España y de la Junta de Andalucía contra la segunda sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) en relación a la calificación del suelo, de forma que una vez anulada, señala que la zona en la que se ubica es no urbanizable y sí un área ambientalmente protegida.