Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cáritas Castrense ayudará a los militares, policías y guardias civiles "más necesitados" y a sus familias

Cáritas Castrense, integrada por militares, guardias civiles y policías de España surge para ayudar a aquellos compañeros de las Fuerzas Armadas y los Cuerpos de Seguridad del Estado "más necesitados" y a sus familias, a los que "también toca" la "pobreza" no solo material sino también "de espíritu" por situaciones de "soledad o desarraigo".
"Apoyo a los más necesitados de nuestro colectivo no solo en tema material, sabemos que en principio es un colectivo que ese apoyo material no es muy necesario a primera vista, pero no cabe duda de que hay otras necesidades, la pobreza existe en todas partes y no es solo material sino que hay pobreza de espíritu, una sensación de soledad, o de desarraigo en la sociedad, que también toca a nuestros profesionales", ha asegurado el director general de Cáritas Castrense, Manuel Bretón.
Este es uno de los ejes de esta Cáritas Castrense que se erigió hace un año por decreto del arzobispo castrense, monseñor Juan del Río, y que estará "allí donde haya un militar, policía o guardia civil", tanto en España como en el exterior.
En cualquier caso, Bretón ha indicado que la crisis no es la que ha movido a crear la Cáritas Castrense, aunque ha admitido la situación "problemática" que vive la sociedad española y ha asegurado que esa "pobreza" la ven "a diario en todos los ámbitos de la sociedad".
Así por ejemplo, Cáritas Castrense ya ha atendido casos como el de una señora que es madre, hija y hermana de militares que pidió ayuda al encontrarse sola y enferma de cáncer, o el de un militar y su mujer que han tenido que ayudar a sus dos hijos, que ya estaban independizados, con familia e hipoteca, al quedarse estos en paro.
En este último caso, Cáritas Castrense ayuda a la familia todos los meses pues "no llegan", según ha explicado el delegado de Acción Social de Cáritas Castrense, Francisco Bravo, que ha añadido que no pueden "cerrar los ojos" ante estas situaciones. Y es que, aunque, tal y como ha señalado, en su colectivo tienen la suerte de tener "un sueldo", también tienen "casos de necesidad".
Además, en el marco del segundo eje de actuación, que pretende involucrar a militares, guardias civiles y policías en la ayuda a los demás, Bravo ha recordado que estos han hecho ya una recolecta en la que se han recaudado más de 17.000 euros para los damnificados de Filipinas. Asimismo, ha indicado que la última petición que les ha llegado procede de un obispo de Perú que pide ayuda ante unas catástrofes que han sufrido.
Actualmente, Cáritas Castrense está implicada en el desarrollo de un plan de implantación para los próximos dos años, aunque ya ha puesto en pie sus primeras cáritas parroquiales, ya ha lanzado algunos proyectos como una bolsa de trabajo en la Parroquia Castrense de Santa María de la Dehesa que ha generado una "amplia" demanda, y ya está pensando en proyectos futuros como la puesta en marcha de un teléfono de atención a gente mayor que está sola.
Las Fuerzas Armadas y los Cuerpos de Seguridad del Estado cuentan con 300.000 militares, guardias civiles y policías en activo y, aunque no se les pregunta su adscripción religiosa, se calcula que el porcentaje de católicos dentro del colectivo es similar al de la sociedad española en general, que las encuestas del CIS sitúan en torno a un 70%. Además, hay cerca de 90 capellanes en activo.