Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Casa Blanca presiona a los estados para que no impongan cuarentena preventiva por el ébola

La Casa Blanca habría iniciado una serie de contactos con los gobernadores de Nueva York y Nueva Jersey para que den marcha atrás a la cuarentena forzosa anunciada para todos los trabajadores sanitarios que hayan estado en los países del África occidental afectados por el último brote de ébola y hayan tenido contacto con los enfermos.
"Hemos hecho saber a los gobernadores de Nueva York, Nueva Jersey y de otros estados que nos preocupan las consecuencias no deseadas que podrían tener las políticas que no tienen base científica sobre el combate contra el ébola y su origen en el África occidental", ha explicado la Presidencia estadounidense en un comunicado.
"También hemos hecho saber a estos estados que estamos trabajando en nuevas directrices para los trabajadores sanitarios que vuelvan que protegerán al pueblo estadounidense de casos importados, mientras, a la vez, nos permita seguir enfrentándonos a esta epidemia en el África occidental", ha añadido.
La Casa Blanca mantendrá contactos con estos estados para el desarrollo de estas nuevas directrices, ha explicado la fuente presidencial, "y esperamos que haya más que decir sobre esto en los próximos días".
Los gobernadores de Nueva York, Andrew Cuomo, y Nueva Jersey, Chris Christie, anunciaron la medida el viernes y posteriormente les han seguido Illinois y Florida. Este domingo Cuomo y Christie han defendido su decisión porque consideran que la normativa federal no es suficientemente estricta.
Este mismo domingo, el director del Instituto Nacional de Alergología y Enfermedades Infecciosas estadounidenses, Anthony Fauci, ha advertido de que esta cuarentena podría dificultar el desplazamiento de trabajadores sanitarios al África occidental.
Además, la enfermera que se encuentra en cuarentena en Nueva Jersey para descartar que padezca ébola, Kaci Hickox, ha anunciado a través de su abogado que presentará una demanda federal contra la medida forzosa porque la considera una violación de sus derechos civiles.
Esta medida supone una "grave cuestión constitucional y de derechos civiles", ha explicado su abogado, Norman Siegel, en declaraciones a Reuters. Siegel, con amplia experiencia en casos de derechos civiles, ha recordado que aunque ha estado en países afectados por el último brote de la enfermedad, no ha presentado ningún síntoma y las pruebas han dado negativo.
"No vamos a cuestionar si el Gobierno tiene derecho a imponer una cuarentena bajo determinadas circunstancias. (Pero) aplicarle esta política (a Hickox) es excesivo", ha argumentado Siegel.