Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Catedral de Santiago precisa 3 millones para frenar las filtraciones de agua en las cubiertas

Efectivos de Renovatio reemplazan una gárgola y restauran una cornisa de la basílica que presentaba "riesgo de caída" sobre la calle
Un total de 6,7 millones de euros son los que necesita la Catedral de Santiago para acometer las obras de emergencia que eviten que las filtraciones de agua y los problemas estructurales continúen dañando el templo de forma más inmediata. De este montante, 3 millones corresponden únicamente a actuaciones necesarias en las cubiertas para evitar que sigan produciéndose filtraciones de agua al interior de la basílica, mientras que los 3,7 restantes se destinan para las actuaciones sobre las torres y la fachada.
En las últimas semanas, a raíz de los temporales que afectan a Galicia, se ha hecho evidente la situación que vive la Catedral, que registra filtraciones de agua y goteras, algo que afecta tanto a su estructura, dañándola, como a su interior.
Además de daños en las pinturas, desconchones y goteras, la situación climatológica de los últimos días ha obligado a colocar una lona azul sobre la basílica del Pilar, para evitar que se filtre agua sobre la exposición de belenes que acoge.
Según informan fuentes de la Catedral, las actuaciones de emergencia que habría que hacer en las cubiertas de la basílica para evitar estas filtraciones costarían unos tres millones de euros, unos fondos de los que no se disponen.
Esta cantidad se sumaría además a los 1,7 millones de euros que el templo trata de recaudar a través de su Plan de Mecenazgo para completar el presupuesto de restauración de la fachada, que costará íntegro 3,7 millones de euros.
INTERVENCIONES EN DISTINTOS PUNTOS
Son varias las zonas de las cubiertas de la Catedral que necesitan una intervención para frenar la entrada de agua y el deterioro. Sin embargo, desde la Catedral precisan que no se han iniciado los trámites para obras adicionales dado que no hay "suficientes fondos" para hacerles frente.
La administración de la basílica incluyó en su Plan Director un listado de aquellas intervenciones necesarias de conservación, a mayores de las de la fachada, con el objetivo de poder afrontarlas cuando económicamente sea posible.
Por el momento, y de cara a este invierno, se están llevando a cabo actuaciones paliativas de las consecuencias de la lluvia, "cubriendo con plásticos" muebles, techos y otras piezas. Las obras, de poder iniciarse, conllevarían un largo periodo de obtención de permisos y ejecución.
A través de su Plan de Mecenazgo, en el que pueden participar empresas y ciudadanos, la Catedral trabaja también para conseguir los 1,7 millones que son necesarios para realizar de forma íntegra las obras de la fachada. Las actuaciones, que ya han comenzado en la torre norte, tienen comprometidos 2 millones por parte de las administraciones de los 3,7 que son necesarios.
Sin embargo, desde la Catedral reconocen que los resultados de este Plan de Mecenazgo no están siendo del todo positivos, ya que la crisis está llevando a recaudar a un ritmo "más lento" del esperado, aunque confían en que la población se sensibilice con la situación del templo. De hecho, la cantidad aportada como donación en este ámbito no alcanza los 200.000 euros.
COLOCACIÓN DE UNA GÁRGOLA
Este martes, los efectivos de la empresa Renovatio han iniciado los trabajos de colocación de una gárgola en la fachada occidental del claustro de la Catedral. La pieza, de 150 centímetros y 280 kilos de peso, ha sido realizada por talleres de cantería de Padrón y sustituye a otra que se encontraba totalmente deteriorada.
Esta obra suponía una de las consideradas "urgentes" por la administración de la basílica por su estado de deterioro. Sin embargo, fue el hecho de que existiese "riesgo de caída de elementos" a la vía pública lo que hizo, finalmente, que se fijase como imprescindible la intervención.
La empresa adjudicataria inició el procedimiento de permisos hace casi un año y, durante los últimos tres meses ha estado interviniendo en esta área. Entre otras cosas, se comprobó que los canalones de plomo filtraban humedad al Museo de la Catedral, así como que la gárgola estaba totalmente deteriorada y el pináculo se había caído. Los elementos fueron hechos como réplicas a los ya existentes de forma artesanal, y se reparará totalmente el área en unos días.