Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Catedral de Valencia encarga estudios de ADN y Carbono-14 sobre la momia de un niño que conserva desde 1437

La Catedral de Valencia ha encargado un estudio de ADN y otro de Carbono-14 de la momia de un niño recién nacido, que conserva en su relicario desde el año 1437, cuando fue donada por los Reyes de Aragón como reliquia, con el fin de datar el lugar de procedencia y la época de origen ya que, según hacían constar los monarcas en el documento de cesión, se trataba de uno de los Santos Inocentes asesinados en Belén por orden de Herodes cuando nació Jesucristo, según ha informado el Arzobispado en un comunicado.
El estudio ha sido encargado a sendos laboratorios de Valencia y de Miami (Estados Unidos), a través del Instituto Valenciano de Conservación y Restauración de Bienes Culturales (Ivacor), después de que los trabajos de investigación y restauración sobre el patrimonio de la Seo confirmaran por radiografía que "se trataba de un ser humano, a pesar de que su estado de conservación era tan perfecto que parecía casi un muñeco o una escultura", según ha indicado el presidente de la comisión diocesana de Patrimonio Histórico-Artístico del Arzobispado y canónigo de la Seo, Jaime Sancho.
Se trata de la "momia de un niño muy pequeño, con esqueleto completo, en una postura como si estuviera durmiendo, que tiene un corte o herida en el cuello, no sabemos aún si anterior o posterior a la muerte", ha señalado.
Además, ha comentado que es distinta a las momias habituales de superficie o piel apergaminada, "porque se conserva muy bien, dentro de un relicario en una caja de cristal visible por todas partes, realizado con metales en el siglo XIV y XV", ha añadido Sancho, que ha anunciado que cuando acaben los trabajos de investigación a finales de año se podrá mostrar en público.
En la actualidad, la momia del niño se encontraba ennegrecida pero se ha conseguido limpiarla toda por fuera, porque tenía moho, así como el cojín sobre el que se apoya, que también ha sido restaurado y limpiado por el Ivacor, "con lo que se han conseguido extraer muestras no contaminadas que es algo muy importante", según Sancho.
El presidente de la comisión de Patrimonio Histórico Artístico del Arzobispado considera poco probable que pudiera ser la momia de uno de los Santos Inocentes asesinados por orden de Herodes y no descarta que sea "una reliquia de la época de las Cruzadas" ya que "entonces hubo una verdadera oleada de reliquias que vinieron de Oriente, algunas auténticas, y otras muchas que se las ofrecían a los cruzados, con el deseo de traerse recuerdos".
"Independientemente de su valor religioso o el recuerdo que tiene del nacimiento de Jesús --ha agregado--, el valor de la reliquia es, hasta el momento, sobre todo histórico, porque en muy pocos sitios se puede encontrar el cadáver de un niño perfectamente conservado del siglo XI o del XII". "En otras Catedrales hay reliquias presuntas de los Santos Inocentes, pero lo que se conservan son fragmentos o huesos", ha precisado.