Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Catedral de Valencia, dos parroquias y cinco monasterios de la diócesis serán templos jubilares

La Catedral de Valencia, dos parroquias y cinco monasterios de la diócesis serán templos jubilares con motivo del Año Santo Teresiano convocado por el papa Francisco por el V centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús que comenzará hoy, 15 de octubre, según ha informado este miércoles el Arzobispado en un comunicado.
Los templos jubilares en la archidiócesis serán la Catedral de Valencia, las parroquias de Santa Teresa de Jesús y Nuestra Señora del Carmen de Valencia y los monasterios de "San José y Santa Teresa", de Serra; "Sagrada Familia", de Puçol; "Corazón Eucarístico de Jesús", de Godelleta; "San Juan de la Cruz", de Villar del Arzobispo; y "Santo Sepulcro", de Alcoi, según han indicado fuentes del Arzobispado.
Estos templos están dispuestos en el decreto de monseñor Carlos Osoro, arzobispo electo de Madrid, cuando era todavía el administrador apostólico de la archidiócesis de Valencia, días antes de que el cardenal Antonio Cañizares tomara posesión como Arzobispo de Valencia, en los templos jubilares se podrá conseguir la Indulgencia Plenaria.
Asimismo, el decreto de la Penitenciaría Apostólica para la concesión de los templos jubilares explica que los fieles verdaderamente arrepentidos podrán alcanzar la Indulgencia Plenaria, siempre que cumplan las condiciones de confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Papa.
Por su parte, también los cristianos que estén impedidos por ancianidad o enfermedad podrán obtener la Indulgencia Plenaria si muestran arrepentimiento y se unen espiritualmente a las celebraciones jubilares, ofreciendo los sufrimientos de la propia vida ante alguna imagen de Santa Teresa.