Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Centro 'A Lurte' de Canfranc (Huesca) se presenta a los grandes centros de gestión de riesgos de montaña de los Alpes

El Centro Pirenaico de referencia de la nieve y los aludes, 'A Lurte', con sede en Canfranc (Huesca), se ha presentado a los grandes centros de gestión de riesgos de montaña de los Alpes. El alcalde de Canfranc, Fernando Sánchez, acompañado de varios técnicos y asesores, ha visitado las principales instalaciones existentes en Italia, Austria y Francia.
El objetivo de este viaje ha sido presentar el centro y conocer el funcionamiento, la organización y la estructuración de los espacios alpinos, para implantar en 'A Lurte' el modelo de trabajo "que lo convierta en el gran centro de referencia de los aludes del Pirineo", ha informado este centro en un comunicado.
El viaje ha tenido lugar en octubre y, junto al municipio han participado el miembro de la Asociación Sargantana, Jorge López, y los ingenieros de montes y responsables de contenidos de 'A Lurte', Rocío Hurtado y Santiago Fábregas.
Este último ha explicado que "la acogida, desde el primer contacto, con todos los centros ha sido muy buena, se han interesado por la propuesta del centro de referencia de 'A Lurte' y se han ofrecido a futuras colaboraciones".
La comitiva de Canfranc visitó cinco centros en Italia, dos en el valle de Aosta, la Direzione Assetto Idrogeologico dei Bacini Montani, en la localidad de Aosta, y la Fundazione Montagna Sicura, en Courmayeur.
Asimismo, estuvo en otros dos en Bolzan, el EURAC-Institut für Angewandte Fernerkundung y la Ripartizione Proterzione antincendi e civile; y el quinto en Araba, el ARPA Veneto-Centro Valanghe di Araba.
Además, los responsables de 'A Lurte' han conocido de primera mano la Asociación La Chamoniarde de Chamonix, en Francia, y el Lawinenwarndienst Tirol, de Innsbruck en Austria.
PARTICIPACIÓN ACTIVA
'A Lurte' ha precisado que cada uno de los centros visitados participa activamente en la prevención y protección frente a los riesgos en montaña, principalmente riesgos naturales, como aludes, inundaciones, incendios forestales o deslizamientos, aunque también riesgos tecnológicos que se puedan producir en zonas de montaña, del tipo de roturas de prensas, accidente en túneles o riesgo químico.
Precisamente, estas son las labores que el centro 'A Lurte' quiere desempeñar como Centro de Referencia en el Pirineo, "de ahí que conocer el funcionamiento interno y la organización de los espacios alpinos sea importante para poder establecer el mejor sistema de trabajo en el centro de Canfranc", han sostenido desde el centro.
Además, los representantes de 'A Lurte' han podido comprobar que, aunque cada uno de los siete espacios visitados tiene sus peculiaridades, todos ellos siguen las mismas líneas generales que establecen los aspectos más relevantes de estos centros de prevención "y que, por tanto, también debería seguir 'A Lurte'".
El ingeniero de montes, Santiago Fábregas, ha expuesto que "todos ellos están situados en la montaña, dentro de un núcleo de montaña y rodeados de montañas, como es el caso de Canfranc" y todos tienen un carácter independiente y objetivo, "con una visión multidisciplinar e integral y con una clara vocación de servicio público, concentrando sus líneas de trabajo para la gestión de los riesgos en la prevención".
En cuanto a la estructura y organización de los centros alpinos, los responsables de 'A Lurte' ha mencionado su profesionalización, "con perfiles directamente relacionados con el medio natural de montaña, tipo ingenieros de montes, forestales o geólogos, apoyados por un adecuado equipo administrativo y puestos especializados de cartógrafos o meteorólogos", han manifestado.
Además, "son importantes centros de creación de empleo" ya que, aunque todos nacieron "con escaso personal", en la actualidad, en los siete centros visitados, trabajan plantillas de entre diez y 40 personas.
APOYO DE GOBIERNOS REGIONALES
Otro aspecto que ha resaltado 'A Lurte' es que estos centros cuentan con el apoyo del territorio puesto que están "liderados, apoyados y financiados por los gobiernos regionales correspondientes, con la colaboración del municipio en el que se ubican", ha dicho Fábregas.
Respecto a servicios y funciones, los centros alpinos son "eminentemente prácticos" y "resuelven necesidades de los diferentes usuarios, profesionales y administraciones que desarrollan su actividad en la montaña, principalmente en cuestiones de seguridad", ha incidido el mismo especialista.
Asimismo, estos centros "suponen una actividad de prestigio para el núcleo y el entorno en el que se ubican, tanto en lo social como en lo económico" y desde estos centros se trabaja con los últimos avances tecnológicos aplicables al medio natural, "tanto en el estudio de fenómenos como en la difusión de la información a la población".
Desde estos centros, y gracias a su labor, se logra "un diagnóstico de los fenómenos más fiable, permiten una mejor comprensión del problema y, por tanto, un mejor planteamiento de la solución, así como la mejora continua de la política de seguridad a diferentes niveles", ha concluido Santiago Fábregas.