Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Científicos de Israel crean un parche cardíaco que restaura las heridas que deja un infarto

El estudio ha sido realizado sólo en animales pero los científicos esperan en un futuro poder hacer algo parecido en humanos. El logro es importante. Los investigadores de la Universidad Ben-Gurion del Negev en Beer-Sheva, Israel, aseguran que la técnica repara las cicatrices que deja el infarto y fortalece los corazones que han sufrido ataques cardíacos.
Para crear el parche tomaron células cardíacas de ratas recién nacidas y las cultivaron. Después de 48 horas, el nuevo tejido fue injertado en el abdomen de una rata donde permaneció durante 7 días, desarrollando en ese tiempo una red de vasos sanguíneos. Posteriormente los científicos retiraron el parche del abdomen y lo trasplantaron a los corazones de ratas que habían sufrido un infarto al miocardio una semana antes.
28 días después del trasplante los parches cardíacos se habían integrado en el músculo cardíaco.
Un método "simple y seguro"
Este tipo de parches podrían mejorar la salud de un corazón que haya resultado lesionado. Los científicos ha observado que, gracias al parche, se logra un aumento en el tamaño del músculo y una mejora en la conducción de los impulsos que se necesitan para que el corazón lleve a cabo un bombeo adecuado.
Los infartos de miocardio ocurren cuando el abastecimiento de sangre al corazón queda interrumpido causando la muerte celular. Si la persona logra sobrevivir, el tejido muscular dañado provocará otro trastorno grave: insuficiencia cardíaca, porque el corazón es incapaz de bombear el volumen adecuado de sangre para satisfacer la demanda del organismo.
Las ventajas de estos parches es que son "simples y seguros" pero su desventaja principal es que "debido a que la mayoría de los pacientes que sufren infartos son de edad avanzada y una cirugía múltiple puede significar un riesgo grande, la técnica actualmente no es una opción".    LA