Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Combatir el cáncer de mama por vía subcutánea en lugar de por vía intravenosa puede suponer un mayor ahorro para el SNS

El tratamiento del cáncer de mama puede ser más o menos eficiente para el Sistema Nacional de Salud (SNS) en función de la vía de administración que se utilice, según los resultados de un estudio español que ha demostrado que usar trastuzumab por vía subcutánea genera mayores ahorros en tiempo que la vía intravenosa de este mismo fármaco.
Así se desprende de los resultados de un estudio presentados en el 19 Congreso de la Asociación Europea de Farmacia Hospitalaria que se ha celebrado en Barcelona, que evaluó el uso por ambas vías del trastuzumab, anticuerpo monoclonal de Roche comercializado como 'Herceptin' para el tratamiento del subtipo HER2 positivo.
Este fármaco se administraba por vía intravenosa y requiere que los pacientes vayan al hospital a recibir cada dosis, lo que suele tarder entre 30 y 90 minutos. Sin embargo, desde el año pasado ya tiene autorizada en Europa una formulación subcutánea, a través de una inyección de solo cinco minutos.
En el estudio participaron médicos del Hospital de Valme de Sevilla, del Reina Sofía de Córdoba y del de Cruces de Bilbao, y los resultados han demostrado que su uso podría reducir un 51 por ciento el tiempo que dedica el personal sanitario a preparar y administrar el medicamento.
"Hemos comprobado que se ahorra cinco veces más tiempo en la ocupación de una plaza para recibir el tratamiento. En España, en concreto, hemos calculado que por cada diez pacientes tratadas con la formulación subcutánea del fármaco se ahorran 243 horas en un año", ha asegurado el doctor Javier Salvador, oncólogo del Hospital Universitario Nuestra Señora de Valme de Sevilla y uno de los autores del estudio.
Su investigación forma parte a su vez del ensayo clínico internacional 'PrefHER', en el que han participado 87 pacientes de 13 hospitales españoles de un total de 70 centros de doce países, para evaluar las preferencias de casi medio millar de pacientes en relación a la administración del trastuzumab.
El estudio internacional, no obstante, ha mostrado diferencias entre países ya que, mientras que en los datos españoles se reduce un 80 por ciento el tiempo que se ocupa una plaza para recibir la medicación, en Canadá esa cifra baja al 68 por ciento. Y otro tanto sucede con las horas que debe dedicar el personal sanitario.
DIFERENCIAS POR PAÍSES
"También la reducción en este caso oscila por países y va del 31 por ciento observado en Dinamarca al 51 por ciento en España", ha añadido Salvador.
Esto se debe a que la formulación subcutánea no requiere ajuste de dosis en función del peso al ser fija, ni dosis de carga, ni bolsa de perfusión. "Es indudable que todo esto tiene un impacto favorable para la paciente por la comodidad que aporta: mejora su calidad de vida y, a diferencia de lo que sucede con la vía intravenosa, no hay riesgo de infecciones", ha explicado.
Aunque todos los profesionales implicados (oncólogo, personal de Farmacia, enfermero) se benefician cuando se cambia de vía de administración, en opinión del doctor Salvador "el mayor ahorro se localiza en el tiempo de preparación del fármaco, el uso de la plaza para recibirlo y los minutos que gana el personal de enfermería".